Cuando la felicidad llama a tu puerta

Una reciente mañana cualquiera de trabajo, se me filtra en la bandeja de entrada del correo electrónico el siguiente mensaje (nombres propios y títulos han sido astutamente alterados, pero el resto es verdad verdadera): Sigue leyendo

Anuncios