Lope de Aguirre, príncipe de la ficción

aguirre-klaus-kinski-foto-critica
Rufianes que se meten en Venezuela dándoselas de libertadores, los hay desde hace mucho. Lope de Aguirre, tras su muerte en Barquisimeto, dejó siglos de fama siniestra tras de sí, tal vez no por haber sido cuantitativamente más sanguinario que otros conquistadores, sino porque prefirió gastarse la ferocidad, en lugar de con los indios, con españoles y criollos,* incluidos sus propios secuaces que progresivamente lo iban abandonando. Así pues, cierta posteridad ha sido con él tan injusta como con Stalin, que si hubiera excluido de sus millones de víctimas a los comunistas, limitándose como su padrino Lenin a burgueses, polacos, ucranianos, monárquicos, socialdemócratas, anarquistas, granjeros y cristianos, todavía estaría acompañando a su exjefe en el mausoleo de la Plaza Roja.**
22408599794En la literatura, tal vez ningún conquistador de las Indias haya recibido tributos más recordados que Lope de Aguirre, aunque, en sentido estricto, este jamás fuera un conquistador. A partir del siglo XX, la revisión de las crónicas ha permitido apreciar mucho más la ambigüedad y desmesura del gran rebelde contra la monarquía indiana. Yo recomendé en su momento para Castellano Actual la novela El camino de El Dorado (1947), de Arturo Uslar Pietri. Igualmente, si no hubiera conllevado extender demasiado la nota, podría haberme referido a Ciro Bayo, autor del primer libro literario completo sobre Aguirre del que tengo noticia. Los marañones (1913) sigue muy de cerca las crónicas de Indias, y de hecho tiene más de crónica que de novela, por más que se le noten las ganas de componer una ficción de aventuras sobre el personaje. Bayo recrea y sintetiza la información histórica de manera muy amena e intercalando sus propias impresiones de viaje, género del que fue pionero en lengua española.

Sigue leyendo

Anuncios

León y urogallo

Urogallo

Tanto empeño que ha puesto la revolución bolivariana en fabricarse su propio Bolívar solo suyo, hasta en la efigie, y ella misma se lo arruina al darle, en la película oficial, una jeta de boxeador que hubiera pegado más, me parece, a un O’Higgins o a un José Tomás Boves (o Bobes, en astur genuino).

Bolívar 1

¿Evolución…?

Bolívar 2Bolívar 3

Yo supe de la existencia de este terrible paisano mío por un compañero de colegio que, creo, hasta decía ser descendiente suyo. Leí algo más sobre él en Jesús Evaristo Casariego, y en algunos novelistas asturianos como Óscar Muñiz o Alfonso Camín. Pero me interesó más cómo lo veían los venezolanos: y así hice recomendables descubrimientos.

Boves también tiene su película, Taita Boves (2010). Qué cara de malote.

Boves también tiene su película, Taita Boves (2010). Qué cara de malote.

Doña Bárbara, western

Al a izquierda, doña Bárbara. A la izquierda... miss Barbie. (Foto de cieloalatierra.wordpress.com)

A la izquierda, doña Bárbara. A la derecha… miss Barbie.
(Foto de cieloalatierra.wordpress.com)

Años antes de ser víctima pleonástica del cáncer, un presidente de Venezuela se dirigió desde su show al de los Estados Unidos llamándole “mister Danger”. No vi que ningún medio no venezolano (tampoco leí tantos) captara la alusión al cuatrero gringo que es uno de los principales personajes de Doña Bárbara; será por lo escasas que son las referencias literarias en el cotidiano discurso político.

Sigue leyendo

La nostalgia monárquica

(Rechazado al parecer por la prensa local, qué lástima).

En España, la monarquía está perdiendo bastante popularidad últimamente. Ciertas revelaciones sobre la vida privada del rey y algunas corruptelas en el seno de su familia han engrosado las voces que piden la abdicación de don Juan Carlos. Otros van más allá y demandan la abolición de la propia institución monárquica en España, y a ser posible en el mundo entero. Sigue leyendo