Miseria de la ucronía

No he leído ninguna novela del género ucronía; al menos, ninguna de las que tengo entendido que valen la pena por su calidad literaria y que son dos: El hombre en el castillo de Philip K. Dick y La conjura contra América de Joseph Roth. Sin embargo, por afición a la historia, me fascina enterarme de sus argumentos, y leer solo por ellos pequeños textos de historia contrafactual, por más que jamás me satisfagan. Y es que no me resulta lo bastante verosímil ninguna de las versiones escritas que encuentro acerca de cómo sería el mundo si ciertos hechos cruciales se hubieran decidido de una manera diferente. Para mí, se les suele notar demasiado la tesis y el voluntarismo: al fin y al cabo, si la verdadera aspiración del relato histórico es la de interpretar el presente, la ucronía puede, más que manipular la interpretación de los hechos, tomarse un margen de libertad mucho mayor para manipular los hechos mismos.

Sigue leyendo

Finlandia, Finlandia

Mumin
Las antepasadas vacaciones, por pura coincidencia, se nos metió Finlandia en casa: mientras que mi santa seguía con atención la serie de Sorjonen, yo leía a mis barrabases las primeras historias de los Mumin, o bien repasaba las Cartas finlandesas de Ángel Ganivet para recomendarlas a los lectores de Castellano Actual (aquí está el resultado).

Sigue leyendo

En un fiordo muy, muy lejano

El cuarto episodio de Star Wars, gracias a que fue también el primero, sin duda se rodó con más libertad que los siguientes. No tenía por qué obligarse a superarlos en espectacularidad (en calidad de libreto, se ve que la obligación nunca estuvo demasiado clara), ni tampoco a dedicarles referencias, guiños ni citas. Escogió recrear más bien obras precedentes de otros géneros: se enriquecía la ciencia-ficción popular y de bajo presupuesto con ingeniosas muestras de cinefilia, principalmente el western, el jidaigeki -para que nos entendamos, las películas de samurais- y las películas de aviadores de la Segunda Guerra Mundial. Sigue leyendo

Eurocentrismo e historia

De lalenteconcava.wordpress

De lalenteconcava.wordpress

En los años 30 del siglo pasado, la guerra civil asola una antigua nación. Se entrometen directa o solapadamente en ella voluntarios y mercenarios venidos de países lejanos. Se enfrentan por primera vez, tanteando fuerzas, militares de imperios emergentes, ansiosos de comerse el pedazo de mundo que les dejaban las viejas potencias coloniales. Tienen lugar batallas sangrientas, se cometen atrocidades sin cuento en retaguardia. Una guerra que enlazará, apenas en un parpadeo, con el conflicto de mayor envergadura que haya conocido jamás la humanidad. Sigue leyendo

Lo importante, no aburrirse

 

Recuerdo cómo uno de mis tíos, veterano profesor de Educación Física en un renombrado colegio de Granada, rezongaba en los últimos días del verano. Empezaban las reuniones preparatorias del curso, y a la dirección le había dado por introducir innovaciones pedagógicas: ya era cosa del pasado la gimnasia de flexión, tensión y estiramiento, y también al parecer el veloz deporte de balón y de carrera. En cambio, les daban una pelotita no sé si de tenis o de trapo y les enseñaban a enseñar a los niños a pasársela y hacerla bailar, unos a otros o bien en solitario. Tantos años de cancha para aquella disciplina tan poco muscular (por no llamarla de otro modo), aunque apostaría a que las calificaciones de los chicos empezaron desde aquel año a subir espectacularmente. Sigue leyendo