‘Muestra de arte disecado’

(A propósito de un libro, hablo de otro)

14518379_1237509442979608_591166232_n

Como soy puro pasto de academia y no de la mejor, vivo en la inopia sobre la actualidad literaria. Por eso fue para mí fue una sorprendente novedad que me sonara el nombre del nuevo ganador del reciente premio Poeta Joven del Perú. Pero ocurría que, casualidades de la vida literaria, tenía en mi poder los libros galardonados con el Copé de poesía del 2015, impresos al año siguiente, y uno de ellos -en la categoría de Plata- era Muestra de arte disecado, de Roy Vega Jácome.

Sigue leyendo

Anuncios

La poesía de Manuel Ballesteros

(Recorte)

Portada Manuel Ballesteros

Vamos al rescate: cuelgo aquí unos fragmentos de la reseña que hice al libro Poesía [1995-2014] de Manuel Ballesteros, notable cuentista también. Espero que autosuficientes ma non troppo, por si quisiera luego algún curioso ir en busca de la revista literaria riojana Fábula —que me parece que todavía no se lanza a la edición online—, en cuyo número 37 del año 2015 se encuentra el texto completo (páginas 96-97).

Selección ballesteros 2

 

De puente a puente

constitucion_espanola_de_1978
Al feriado que es largo hasta tragarse días laborables intermedios, en España lo llaman “puente”. El más popular e inevitable de todos los puentes del año es el que sostienen la antigua fiesta religiosa de la Inmaculada Concepción, 8 de enero, y la vieja fiesta cívica de la Constitución votada el 6 de diciembre de 1978. Ambos pilares parecen en estos tiempos bastante corroídos, a fuerza de desacralizados, aunque algunos me dicen que el consumo que se dispara en estas fechas forma una hojarasca tan densa, que ella por sí sola se basta para mantener en pie la construcción  mejor que la Iglesia y el Estado juntos.

Sigue leyendo

“La casa encendida”: recomendación anecdográfica

(La serena y oficial se encuentra aquí)

35679756

Mi reducida experiencia me sugiere que, salvo casos excepcionales más comunes de lo que parecen, el descubrimiento de la poesía como arte, vocación o cosa seria en todo caso empezaba con la lectura escolar de Bécquer y algunos poetas del 27 (pongamos que Salinas o el Lorca y el Alberti neopopularistas), y quienes no se quedaban allí daban su siguiente paso con Neruda, sobre todo sus Veinte poemas. Mi caso, en ese sentido, de excepcional tiene muy poco. Fue el paso siguiente el que fue más personal, para mí medio epifánico.

Sigue leyendo

“Quijotes ultramarinos”: crítica y razón

quijotes-ultramarinos

En mi modesta carrera como filólogo llevo presentados y comentados bastantes libros, entre los cuales los de poesía son los menos. Aunque soy un moderado consumidor de versos, a veces por gusto y a veces por exigencias del trabajo, criticarla me da mucho respeto. Respeto derivado del que siento por el género, al considerarlo el más exigente de todos: con el lector, con el autor, con el lenguaje e incluso con el editor. Sigue leyendo

Por un cambio de régimen

De régimen LITERARIO, quiero decir. (Qué pesado de hombre, que se mete en todas partes).

De régimen LITERARIO, quiero decir. (Qué pesado de hombre, que se mete en todas partes).

De satisfecho paso a hastiado con mi dieta antiliteraria de lecturas. Necesidad acuciante de algo de belleza, algo de imaginación, algo de exigencia. Así pues, me meto con libros de ejecución más artística y subjetiva, pero (siguiendo las prevenciones de Platón, San Agustín y la Clodia de Los idus de marzo de Wilder), evito las ficciones.

Solo ensayos, y solo poesía. De momento, nada de historias inventadas, porque últimamente me basta con las mías reales.

Advertencia

Debo, lector que llamo amigo, confesarte,

que escribo mis poemas sentado en cualquier parte,

casi siempre con Bic. Muy raro es el momento

que fío a la radiante sombra de mi aposento.

También te anuncio que ni dentro o fuera de ésta

frecuento la costumbre de oír sones de orquesta

por más que sean de blues –asómbrate- o de jazz.

Si acaso algunas veces noticias. Nada más.

Ahondando en mi penuria de entorno añadiré

que no fumo ni bebo (ni siquiera café).

Sí admito poseer en mis estanterías

lujoso álbum de fotos… con páginas vacías,

tan blancas como junto a mis libros no leídos

(ya más de la mitad de tomos reunidos)

y este balcón por donde me asomo alguna vez,

intacto y virgen brilla mi trozo de pared.

Siento lo de las fotos, pero es que sólo viajo

llevado por estrictos motivos de trabajo,

y creo que lo pensado y que también lo escrito

en las privadas páginas de cualquier cuadernito

en Florencia, pudieran también haberlo sido

igualmente en Vitoria (donde jamás he ido).

Quién puede ser poeta, dime, de esta manera,

confiando a su profunda memoria vida entera

(mintiéndole como hacen siempre quienes te quieren)

antes que a sus museos privados, que igual mueren,

pues tras haber logrado, perfecto al fin, su ambiente,

resulta ser para uno del todo indiferente.