“La casa encendida”: recomendación anecdográfica

(La serena y oficial se encuentra aquí)

35679756

Mi reducida experiencia me sugiere que, salvo casos excepcionales más comunes de lo que parecen, el descubrimiento de la poesía como arte, vocación o cosa seria en todo caso empezaba con la lectura escolar de Bécquer y algunos poetas del 27 (pongamos que Salinas o el Lorca y el Alberti neopopularistas), y quienes no se quedaban allí daban su siguiente paso con Neruda, sobre todo sus Veinte poemas. Mi caso, en ese sentido, de excepcional tiene muy poco. Fue el paso siguiente el que fue más personal, para mí medio epifánico.

Sigue leyendo

Anuncios

“Quijotes ultramarinos”: crítica y razón

quijotes-ultramarinos

En mi modesta carrera como filólogo llevo presentados y comentados bastantes libros, entre los cuales los de poesía son los menos. Aunque soy un moderado consumidor de versos, a veces por gusto y a veces por exigencias del trabajo, criticarla me da mucho respeto. Respeto derivado del que siento por el género, al considerarlo el más exigente de todos: con el lector, con el autor, con el lenguaje e incluso con el editor. Sigue leyendo

Aquellas mascotas

Don Quijote advertía a don Lorenzo, el estudiante que se empeñaba en ser poeta para preocupación de su padre, que podrá ser famoso si se guía más por el parecer ajeno que por el propio, porque no hay padre ni madre a quien sus hijos le parezcan feos, y en los que lo son del entendimiento corre más este engaño. Saco esto no por lo de la fama, que nunca me dio muy fuerte y se me curó más bien pronto, o por lo del parecer ajeno, que deseo agradecer, sino por ese exceso de benevolencia que entraña la “paternidad del entendimiento”. Sigue leyendo