La Odisea, poema de la hospitalidad

(Pedazo de conferencia en el Ilustre Colegio de Abogados de Piura, el pasado 26 de mayo)

Ulises y los pretendientes (de ual)

De los poemas de Homero, la Iliada es un texto de ecos culturales más antiguos que su presunta continuación. En el poema de la guerra de Troya y de la cólera de Aquiles, los dioses se muestran no diré que desinteresados del destino de los hombres, pero sí que interesados en él de una manera caprichosa. Podríamos ver allí un reflejo del paganismo más esencial, en que las fuerzas naturales son tan indiferentes a la interioridad del ser humano como implacables al reclamar lo que les corresponde.

De la Odisea, aventura particular frente a la gran empresa “nacional” de Troya, nos interesa en cambio que los dioses aparecen como garantes de la moralidad, las leyes y la convivencia. Ya no son meros ejecutores de un arbitrario destino superior a sus fuerzas, ni tampoco indiferentes al peso moral de las acciones humanas. En el primer canto del poema, donde los dioses deciden de común acuerdo favorecer el retorno de Ulises, el propio Zeus se lamenta de la siguiente manera:

¡Ay, ay, cómo culpan los mortales a los dioses! Pues de nosotros, dicen, proceden los males. Pero también ellos por su estupidez soportan dolores más allá de lo que les corresponde.

Sigue leyendo

La evangelización de las indias (con minúscula)

Doña Francisca Pizarro Yupanqui

Doña Francisca Pizarro Yupanqui

Una de las entradas con más éxito en mi blog, si las estadísticas no mienten, es la de “Un caso espeluznante” etcétera. Supongo que más por el tremebundo título, las sugerentes palabras clave y la preciosa ilustración que por el verdadero contenido de la anécdota. Si alguno llegará luego a sentirse decepcionado tras leer la entrada, ya no sé.

Un poco yéndome al otro extremo, es decir al de la autoridad de la mujer americana en tiempos coloniales no para someterse si así le venía en gana, sino también para emanciparse, trasladaré aquí otra curiosa cita. Sigue leyendo