Quién te ha visto y quién te vio

Hombres de Maíz

La conversión debió de ocurrir la mañana en que el joven De las Asturias se miró al espejo y descubrió un maya de carne y hueso, igual que este pero tal vez en pijama (compárese con la siguiente imagen).

… una tarde, en La Granja [c.1931], hablé un rato con Miguel Ángel Asturias, que entonces se llamaba ‘de las Asturias’ y presumía de descendiente de los conquistadores.

(Gonzalo Torrente Ballester, Obras completas, Destino, 1977, p. 25)

Miguel Ángel Asturias

Anuncios