Fiesta y vino hacen milagros

Paolo_Veronese_008

Bajo dos perspectivas diferentes, acojo aquí dos poemas que coinciden en recrear el mismo episodio y en su interpretación. Refuerzan la de aquella memorable lectura  para una inolvidable boda: el milagro como locura festiva y embriaguez compartida entre el Hacedor y a quienes decide agasajar, muy especialmente, en ciertas ocasiones.
Caná Ballesteros Limache

A la izquierda, de Manuel Ballesteros, Poesía [1995-2014], p. 446. A la derecha, de Óscar Limache, Viaje a la lengua del puercoespín, p. 66

 

Sánchez (Mazas) y compañía

Enlazo esta sustanciosa entrada del no menos nutritivo blog Oro de Indias, y le agrego de mi cosecha un recorte con otro ejemplo ficticio de escritor que sacrifica su propia obra, antes incluso de haberla escrito. Por síndrome de lo que sea.

Otro lado

De Manuel Ballesteros, Poesía [1995-2014] (las rayaduras son cortesía de la casa)

Nada se está quieto

(Manuel Ballesteros, Saberlo antes, Barcelona, Alrevés, 2010. 127 pp.)

Conocía yo de hace tiempo la buena poesía de Manuel Ballesteros (desde sus libros Invitación al viaje, de 1995, y El amanecer de la alabanza, con el que ganó el premio Ateneo Jovellanos de poesía)*, y cuando llevaba tanto tiempo sin saber de él, heme aquí repasando un nuevo libro suyo, pero de cuentos, al que debo deliciosas horas de vuelo hace unos meses, entre el Cusco y Piura. Sigue leyendo