Reúno más versos dispersos

De revistaecclesia.com

De revistaecclesia.com

Hoy, un collage bíblico (Génesis, Tobías y Evangelio), con algo de Melville y de Chesterton y de alguna cosa más. En tertulia, fue acogido con un silencio que no quiero interpretar, pero bueno, lo publicaron. Por mi parte, me quedé no poco ancho cuando lo escribí, si bien no completamente como se ve en los comentarios. El título también me parece que lo debiera haber trabajado más.

Una lectura pa morirse

Tampoco voy a hacer una crónica del recital de la pasada víspera de Todos los Santos. Pese a retrasos, cumplió con el muy atento público, y la ambientación fue un acierto sin recurrir a estridencias. Se leyó a algún autor contemporáneo, pero tuvieron más presencia clásicos como Edgar Allan Poe, reconocido maestro del género terrorífico, o Rubén Darío, genial poeta pero menos conocido como autor de cuentos de escalofriante poesía como el relato que se leyó en el Clandestino, ThanatopiaLo enlazo para quienes quieran, como decía Borges, “revivir aquellos deleitables terrores”.

Lectura de “Thanatopia”. Créanme que la chela, o sea la birra, era necesaria para la puesta en escena.

“Tubo, moto, palo y caja”, de Josué Aguirre

Ahora que surge la editorial Caramanduca, y que la empresa literaria de Magenta permanece a pesar de los pesares, traigo a colación mi crítica a una novela de uno de sus principales animadores, Josué Aguirre Alvarado. Digna de caer en buenas manos de buenos lectores, le di varias de cal y alguna de arena (asumiendo que la cal, por ser lo que primero se dice, es lo bueno, que tampoco estoy muy seguro), y me alegro de ver que semejante mezcla no ha derrumbado una obra narrativa cada vez mejor. Ahí están sus cuentos que han venido luego en Magenta (¡actualicen la página, chicos!), y lo que espero que pueda ver la luz ahora que aumentan los cauces editoriales. Atentos.

Un par de lugares comunes (expropiados)

Imagen

Hasta la mejor literatura puede crear tópicos y lugares comunes como el mejor/peor bestseller. Que se lo digan a Cervantes. O a Neruda, a cuya costa salieron dos buenas viñetas de Ángel Hoyos.

Ciento en la herradura

Con mis escritos puramente creativos soy más bien pudoroso, por razones obvias. Desmerecen de sus modelos, si los tienen, y en todo caso nunca me parece que estén plenamente acabados. Algunos, con el paso del tiempo, me llegan a avergonzar terriblemente. Por eso me atrevo a sacar a la luz prosa menuda de tamaño y de ambición, en forma de glosas, notas, comentarios… Sigue leyendo