Los previsibles

Mafadda
Jesús G. Maestro, teórico de la literatura atrabiliario pero siempre digno de ser escuchado —aunque sea tan solo con un oído—, diagnostica en cierta lección sobre la poesía de César Vallejo que la mayoría de los intelectuales no resiste la tentación de meterse en política, normalmente porque piensan que fuera de la política valen menos; cuando normalmente ocurre lo contrario: cuando un escritor se compromete políticamente pierde toda originalidad, porque todos los escritores comprometidos dicen lo mismo.

Sigue leyendo

Gobernarte

El pasado agosto me encontré, junto a los asistentes a un congreso que organizaba mi universidad, visitando el Congreso. El de siempre, o sea. El de la República. Sigue leyendo

Clásicos blanditos

Si a la recomendación de leer El Aleph, excelente cuento de Jorge Luis Borges, alguien opone la clásica falta de tiempo, como aperitivo o sustituto le cortapego aquí unas imágenes (de todo hay en la viñeta del Señor) que captan buena parte de su esencia:

http://2.bp.blogspot.com/_Ys8tCaJjnU4/THRCkrcRn3I/AAAAAAAAAA4/F3op9r49448/s1600/mafalda_todo-aqu%C3%AD.jpgPor idéntica razón, quien no quiera darse el respiro de leer y sí ahorrarse un final escalofriante, puede cambiar (o prologar) No se culpe a nadie, de Cortázar, por los pocos segundos de esta obra maestrilla de la narración televisiva.