Aliciente Alicia

humpty-dumpty2

Esto de querer reunir mi obra dispersa, me encuentro con que me crea más dificultades de las previstas. Por ejemplo, que desaparezcan las webs en las que he publicado tal o cual cosa, y por lo tanto los enlaces con los que remito a ellas desde mi maceta conduzcan a una página fastidiosamente ciega.
Es lo que me ha pasado con una entrada de 2015. En ella, enlazaba a una nota de prensa construida a partir de mis respuestas a un cuestionario sobre la Alicia de Lewis Carroll, con motivo de sus 150 años. Respuestas que en realidad fueron una, pero larga, a la primera pregunta, lo cual consideré que me eximía de ocuparme de las demás.
Dios sabrá por qué, pero ya no aparece. Pero no hay mal que por bien no venga: como tuve la precaución de guardar mi respuesta (siempre conviene tener una prueba que oponer a lo que entienden los periodistas), aquí la transcribo, ahora completamente mía menos las preguntas. Ojalá vuelva a servir como aliciente para leer las aventuras de la sesuda niña*.
¿Cuál es el valor y trascendencia de la obra de Lewis Carroll?

Sigue leyendo

Anuncios

Reinar, cosa de niños

49211805

Los reyes niños no eran novedad en la historia, con precedentes tan antiguos como Pepi II de Egipto o Joás de Judá, pero los progresos en la reproducción de la imagen los fueron haciendo progresivamente más visibles. El siglo XX, que a la expansión del periodismo y la fotografía agregó el cinematógrafo, presenció durante los funestos años 30 y 40 tres monarcas que subieron al trono antes de haber empezado a echar las barbas: Pedro II de Yugoslavia (11 años), Miguel I de Rumanía y Simeón II de Bulgaria (6). Se les adelantó, en la gran responsabilidad y el triste destino, un hijo de la ficción, el rey Matías I que daba título* a la novela del escritor y pedagogo polaco Janusz Korczak. Sigue leyendo

Cultura para Greg

La serie de novelitas de El diario de Greg han sido, gracias a mi primogénita, uno de los descubrimientos literarios de este año. Celebrar en ella la sátira es casi un tópico: mucha de la buena literatura infantil, desde tiempos de Elena Fortún o Richmal Crompton, ha elegido como rumbo contraponer la lógica libre y aplastante del niño a los pesados hábitos y condicionamientos del adulto. Me han divertido mucho  también otros tipos de caricatura de la realidad. Por ejemplo, su (auto)parodia de la reiterativa literatura de consumo escolar, con más fuerza en su high concept que otra cosa:

Sigue leyendo

Regreso a Hills End

Siete chicos
Lluvias como las de estos días, encima lo que está cayendo ahora en Colombia, y la imaginación literaria lleva forzosamente a Gabriel García Márquez, a Cien años de soledad o al “Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo”, aunque este transmita más una profunda sensación de atonía vital que de cataclismo social.
Ahora bien, será porque llegó mucho antes a mi vida que recuerdo mucho mejor una de mis novelas favoritas de la infancia. Siete chicos de Australia, de Ivan Southall, estaba publicada en la colección Cuatro Vientos de la editorial Noguer, así que lo más probable es que ya no sea nada fácil de encontrar.* El título, por otra parte, llamaba a la confusión con el clásico decimonónico de Los siete pequeños australianos de Ethel Turner, si bien esta obra tampoco era muy conocida en España. Quizá en la editorial pensaron que el título original, Hills End, no era ni sugestivo ni fácil de traducir.

Sigue leyendo

Mi vindicación de Gloria Fuertes

gloria-fuertes

Se ha celebrado hace poco el centenario de Gloria Fuertes, una poeta española no solo distinguida sino, cosa rara, famosa. Aunque tengo que decir que no era muy apreciada en mi casa. Hablo, claro, de su faceta de estrella televisiva de la poesía infantil, porque no conocíamos otras. Creo que había razones de estilo por medio: aquellas rimas informales y divertidas -nunca disparatadas- que ella recitaba, con tanto desparpajo como falta de melodía, nos sonaban ripiosas. Claro que los versos que estábamos acostumbrados a escuchar en casa (las madres suplían la escasez de canales televisivos) eran sobre todo fábulas de Iriarte y Samaniego, fragmentos del Don Mendo o cuentos de Ferrándiz. Es decir: puro octosílabo.

Sigue leyendo

Sobre Ana María Matute, algunos (pre)juicios

Gudú

Acaba de fallecer Ana María Matute, académica de la Española, eterna candidata al Nobel y ganadora de premio Cervantes, que por aquí era prácticamente desconocida. Lo cierto es que, salvo honrosas excepciones, cada vez que toca un Cervantes español siempre creo escuchar un sordo y multitudinario “¿quién?” a esta orilla del Atlántico. No quiero aventurar culpables. Sigue leyendo

Lo que van a leer

[¿Demasiada prisa por volver al trabajo? Lee en El Tiempo de ayer la versión resumida, TE ADVIERTO que más sosita.]

El Tiempo (Piura) 13-1-2013

Mi hija mayor ha empezado a ir al colegio. De momento al curso de verano, que el de verdad empieza en marzo. La proverbial zancada de la memoria el primer día que la acompañamos a la puerta (parece que fue ayer que era bebé, etc.), se quedó en poca cosa cuando me puse a imaginar los años venideros.

Es el de abajo. El de arriba, por suerte no se ha dado el caso.

El de arriba, por suerte no se ha dado el caso. El de abajo, bueno… tú sigue leyendo.

Sigue leyendo