Aliciente Alicia

humpty-dumpty2

Esto de querer reunir mi obra dispersa, me encuentro con que me crea más dificultades de las previstas. Por ejemplo, que desaparezcan las webs en las que he publicado tal o cual cosa, y por lo tanto los enlaces con los que remito a ellas desde mi maceta conduzcan a una página fastidiosamente ciega.
Es lo que me ha pasado con una entrada de 2015. En ella, enlazaba a una nota de prensa construida a partir de mis respuestas a un cuestionario sobre la Alicia de Lewis Carroll, con motivo de sus 150 años. Respuestas que en realidad fueron una, pero larga, a la primera pregunta, lo cual consideré que me eximía de ocuparme de las demás.
Dios sabrá por qué, pero ya no aparece. Pero no hay mal que por bien no venga: como tuve la precaución de guardar mi respuesta (siempre conviene tener una prueba que oponer a lo que entienden los periodistas), aquí la transcribo, ahora completamente mía menos las preguntas. Ojalá vuelva a servir como aliciente para leer las aventuras de la sesuda niña*.
¿Cuál es el valor y trascendencia de la obra de Lewis Carroll?

Sigue leyendo

Anuncios

La palabra precisa

Humpty DumptyMi hija menor suele recordarme a Humpty Dumpty. No precisamente por una redondez que, a sus dos años, se resiste a aparecer, sino por su afición a encaramarse en cualquier sitio que encuentra. (También su consiguiente propensión a caerse, nada que por suerte no cure el sanasana o la cremita). 

Así que, pasados unos días, ya me sorprende menos su hallazgo de una palabra-maleta (las portmanteau words que llamó Lewis Carroll, mezcla de dos significantes y suma de dos significados). Fue cuando, después de una vida entera rumiando mi odio cromwelliano al deporte rey, ella llegó para decirlo todo y hasta más en un solo vocablo:

– Papá, vamos a jugar pútol.

Con la sonrisa perfecta.

Paul de Laroche: Cromwell y Carlos I (de es.wahooart.com)

Paul de Laroche: Cromwell y Carlos I (de es.wahooart.com)