Ocurrencias

Por mucho que el verbo ocurrir tenga dos significados según le pegues el pronombre que distingue lo que le ocurre a alguien de lo que se le ocurre (de ambos lugares puede brotar buena literatura), no ocurre lo mismo con el sustantivo derivado. Al menos en mi uso habitual del castellano, que, como todo hijo de vecino, tiendo a considerar el metro de platino iridiado de la norma lingüística. Digamos que mi defensa de la norma académica, seamos honestos, se deriva de que no contradice de manera humillante mis propios usos.
De ahí que este modesto libro de actas que vi de soslayo sobre un mostrador de recepción, no importa dónde, me sugiriera más bien el de una escritora en potencia que no separaba la oficina de la posibilidad de registrar en cualquier momento los productos de su imaginación. ¿Por qué no iba a ser así?
Ocurrencias
Anuncios

Natural Newborn Killers

Ciertas filosofías del lenguaje pretenden que los esquemas gramaticales condicionan el pensamiento. Yo sostengo que también puede ocurrir al contrario.

Lo demuestro con la siguiente respuesta de examen sobre la película El acorazado Potemkin: entre los múltiples detalles técnicos que convierten la escena de las escaleras de Odesa en una de las más admirables de la historia del cine, cierta mano estudiantil apunta (y dispara):

También podemos observar a un bebé cayendo a través de su coche después de haberle disparado a su madre.

 Quiero pensar que la mente detrás de esas palabras tiene esto en la cabeza…

De www.cinemania.com. La escena en movimiento, como debe ser, aquí (a partir del minuto 1:33)

De http://www.cinemania.com. La escena en movimiento, como debe ser, aquí (a partir del minuto 1:33)

… pero la gramática induce al pobre lector imágenes distintas y más familiares.

Fasanfurius