Perros y poetas

"No me mire, cadete...", etc. En esta escena, la pregunta retórica que ha acabado siendo la frase más famosa de "La ciudad y los perros". No la busquen en la novela.

“No me mire, cadete…”, etc. En esta escena, la pregunta retórica que ha acabado siendo la frase más famosa de La ciudad y los perros. No la busquen en la novela.

Sigue leyendo

Anuncios

Retrato español (bastante parecido), por Vargas Llosa

Demoré cerca de tres años en acabar ese libro [La ciudad y los perros]. Debí reescribirlo varias veces, y, sobre todo al principio, me costaba lo indecible respetar los horarios de oficina que me imponía, permanecer tantas horas ante la máquina aun cuando no escribiera una línea. El único momento de alivio venía cada tarde cuando iba al Jute, una tasca en la esquina de Doctor Castelo y Menéndez y Pelayo, a revisar lo escrito. Un camarero bizco, cuyo nombre he olvidado, me sobresaltaba acercándose de puntillas a leer sobre mi hombro; a veces me infligía una palmada: «Qué, ¿cómo va ese librillo?».

[En Historia secreta de una novela]