Trabajar “de sentío” o el peso de las letras

El antiguo respeto del trabajador manual hacia la labor intelectual y las personas de (no simplemente “con”) estudios va más allá del prestigio y hasta la preponderancia social que otorgaba el título académico. Sigue leyendo