Mentira y bien común

Pinocho

Hace años, cierto profesor de Filosofía dio una serie de charlas en la UDEP. Entre lo poco que entendí, hubo una frase (creo que no era suya) que me pareció muy reveladora de por qué estamos como estamos: “En los países donde se miente mucho, nadie se fía de nadie, y entonces desaparece la idea de bien común”. Tiene mucho de apuesta, más que acto de fe, acordar los servicios de un trabajador cualquiera, darle un adelanto sin contrato previo alguno porque la informalidad del medio así lo impone, resignado de antemano a incumplimientos e impuntualidades. Ahora creo entender que eso, y las tapas de alcantarilla levantadas, las papeleras robadas, la basura esparcida en las calles, la chapucera ejecución de obras públicas y privadas, la ineficiencia burocrática, son una misma cosa.