Saxo en los Andes

(sí, con a)

Jean Pierre Magnet (diario El Comercio)

Jean Pierre Magnet (diario El Comercio). Esta entrada NO habla de él.

A Joaquín Moreno Pedrosa, tarde

América fue el Nuevo Mundo para los europeos por cuanto tenía de distinto comparado con el propio. Pero, por un tiempo, fue también un mundo nuevo para aquellos que lo habitaban desde antiguo. Sigue leyendo

Anuncios

Granada en los Andes (II): Notas semicultas

Los primeros conquistadores quisieron llamar al Cusco “Nueva Toledo”. Tal vez fuera una concesión a don Diego de Almagro, rivaliado de Pizarro y nativo de la Mancha, o sea del viejo reino de Toledo. Pero, como cuenta el Inca Garcilaso (1 Comentarios reales VII, 8), pronto

se les cayó de la memoria este segundo nombre, por la impropiedad de él, porque el Cozco no tiene río que la ciña como a Toledo, ni le asemeja en el sitio, que su población empieza de las laderas y faldas de un cerro alto y se tiende a todas partes por un llano grande y espacioso

Algo sí comparten la ciudad andina y la castellana: el título de “imperial”. Supongo que la de aquí se lo debe sobre todo a Garcilaso, quien no se cansa de repetir que el Cozco, en su imperio, fue otra Roma en el suyo. Sin embargo, a mí me da algo que pensar sobre el común destino de incas y visigodos, castas vencidas y siglos después reivindicadas por razones de nostalgia o propaganda. Sigue leyendo

Mis cronistas

De historiadenuestroperuydelmundo.blogspot.com

Me estreno como recomendador en el blog Castellano actual, con una nota sobre los Comentarios reales del nunca lo bastante ponderado Garcilaso Inca de la Vega, del que ya hablé. Parece ser que murió el mismo día que Cervantes, y que este utilizó la obra del mestizo de Montilla para la redacción del Persiles. Algunos incluso aventuran, temo que con más ganas que evidencias, que pudieron haberse conocido. Sigue leyendo

Bowfight in Alabama

(Escena como de spaghetti-western sucedida en el sur de los USA a principios del siglo XVI)

Un indio de los que se habían escapado, viéndose fuera de aprieto, deseando mostrar la destreza que en su arco y flechas tenía, se apartó de los suyos y dio voces a los castellanos dándoles a entender por señas y algunas palabras que se apartase un ballestero de ellos en desafío singular y se tirasen sendos tiros a ver cuál de ellos era mejor tirador. Uno de los nuestros, que había nombre Juan de Salinas, hidalgo montañés, salió muy a prisa de entre los españoles (los cuales, por asegurarse de las flechas, se habían puesto al reparo de unos árboles que tenían por delante), y fue el río abajo a ponerse en derecho de donde estaba el indio, y, aunque uno de sus compañeros le dio voces que esperase que quería ir con él a hacerle escudo con una rodela, no quiso, diciendo que pues su enemigo no traía ventajas para sí no quería llevarlas contra él. Sigue leyendo

El Inca en Fábula

De todos los escritores peruanos que he descubierto tras mi llegada al país, me he vuelto particularmente devoto de Julio Ramón Ribeyro y el Inca Garcilaso de la Vega. De este último me precio de haber leído con avidez la obra completa, o sea los dos tomazos de Comentarios reales más La Florida. La fui anotando minuciosamente no solo en la intermitente intimidad del hogar y la oficina, sino también a lo largo de travesías de autobús, esperas de sala e incluso dando  tumbos diariamente a bordo de una mototaxi. En este ensayo que me acaba de publicar Fábula, la estupenda revista literaria riojana, he intentado trasladar algo de la fascinación que me produjo La Florida. Sigue leyendo