“The Last Jedi”, insípidas sorpresas

Últimos Jedi.jpg

Escribo mis impresiones sobre Star Wars VIII con cierta desgana que empieza en su mismo título, el cual me cuesta recordar. Lo mejor de la película reside para mí en que, desde luego, nadie podrá decir que la trama tiene giros previsibles: el guion burla de manera continuada todo lo que el espectador se pueda estar esperando, en especial aquel que muerde confiadamente la carnada de las esperables citas a otras películas anteriores de la serie, cuya original cinefilia es cada vez más exclusivamente autorreferente. Si hubo una expectativa que se viera plenamente confirmada por mi parte, esa fue la mía de hace dos años a propósito de El despertar de la fuerza sobre la autosuficiencia educativa de la heroína y el diseño del héroe varón y patoso como personaje-tipo.

Sigue leyendo