Lope de Aguirre, príncipe de la ficción

aguirre-klaus-kinski-foto-critica
Rufianes que se meten en Venezuela dándoselas de libertadores, los hay desde hace mucho. Lope de Aguirre, tras su muerte en Barquisimeto, dejó siglos de fama siniestra tras de sí, tal vez no por haber sido cuantitativamente más sanguinario que otros conquistadores, sino porque prefirió gastarse la ferocidad, en lugar de con los indios, con españoles y criollos,* incluidos sus propios secuaces que progresivamente lo iban abandonando. Así pues, cierta posteridad ha sido con él tan injusta como con Stalin, que si hubiera excluido de sus millones de víctimas a los comunistas, limitándose como su padrino Lenin a burgueses, polacos, ucranianos, monárquicos, socialdemócratas, anarquistas, granjeros y cristianos, todavía estaría acompañando a su exjefe en el mausoleo de la Plaza Roja.**
22408599794En la literatura, tal vez ningún conquistador de las Indias haya recibido tributos más recordados que Lope de Aguirre, aunque, en sentido estricto, este jamás fuera un conquistador. A partir del siglo XX, la revisión de las crónicas ha permitido apreciar mucho más la ambigüedad y desmesura del gran rebelde contra la monarquía indiana. Yo recomendé en su momento para Castellano Actual la novela El camino de El Dorado (1947), de Arturo Uslar Pietri. Igualmente, si no hubiera conllevado extender demasiado la nota, podría haberme referido a Ciro Bayo, autor del primer libro literario completo sobre Aguirre del que tengo noticia. Los marañones (1913) sigue muy de cerca las crónicas de Indias, y de hecho tiene más de crónica que de novela, por más que se le noten las ganas de componer una ficción de aventuras sobre el personaje. Bayo recrea y sintetiza la información histórica de manera muy amena e intercalando sus propias impresiones de viaje, género del que fue pionero en lengua española.

Sigue leyendo

Eurocentrismo e historia

De lalenteconcava.wordpress

De lalenteconcava.wordpress

En los años 30 del siglo pasado, la guerra civil asola una antigua nación. Se entrometen directa o solapadamente en ella voluntarios y mercenarios venidos de países lejanos. Se enfrentan por primera vez, tanteando fuerzas, militares de imperios emergentes, ansiosos de comerse el pedazo de mundo que les dejaban las viejas potencias coloniales. Tienen lugar batallas sangrientas, se cometen atrocidades sin cuento en retaguardia. Una guerra que enlazará, apenas en un parpadeo, con el conflicto de mayor envergadura que haya conocido jamás la humanidad. Sigue leyendo

Mujer en la guerra

A falta de algo nuevo, enlazo con esta crítica que escribí hace tiempo a una hermosa y poco conocida novela. Y, por si acaso no le hago justicia, agrego esta otra crítica ajena.