(Sobre) El castellano de Tarzán

Pigmeos

Escolios a un texto implícito (quien lo quiera explícito, pinche aquí)

Para Antonio Guardiola, con gratitud entre otras cosas

Primero: Aun habiendo podido titular la entrada “El español de Tarzán”, cambio el nombre del idioma por su sinónimo. En parte, por obvia alusión al título de la página donde se publica el artículo. Y, también, por evitar que algún iniciado en la materia piense que me estoy refiriendo a un individuo de nacionalidad española. En las novelas de Edgar Rice Burroughs recuerdo que aparecían dos. Tarzán el indómito presentaba el hallazgo del cadáver centenario de un aventurero español: no ocupaba mucho pero el efecto era gratamente misterioso. En Tarzán el terrible, en cambio, ya actuaba un compatriota mío, Esteban Miranda, cuyo aspecto físico resultaba ser casi idéntico al del rey de los monos, lo cual lo convertía en un peligroso antagonista. Tardé en conocer la existencia de este personaje ambicioso y traicionero porque el primer lugar donde debería haberlo encontrado, las páginas de Tarzán entre pigmeos (sosa manera de retitular Tarzan and the Ant-Men), su presencia se evaporaba misteriosamente, y eso que en el original generaba una importante trama secundaria. Sin duda fue un caso de patriotera censura o autocensura.

Sigue leyendo

Flojera y reputación

1077257326
Docente que conozco, cuyo nombre no diré, se queja de que en la institución donde trabaja, que me callo, le obligan a aprobar a todos sus alumnos. La indignación que esto produce sobre las prácticas de ciertos centros educativos de este país, no tardo en extenderla a una profunda desolación sobre el funcionamiento del país entero. Ocurre cuando Docente Que Conozco no encuentra mejor símil para quejarse de sus alumnos, que llegan tarde a clase cuando llegan, que no se esfuerzan nada, que esperan recibirlo todo hecho, que decir que se creen que son congresistas.

Frivolidades

En este artículo de Castellano Actual he echado a un episodio de mi vida profesoral toda la magnanimidad y el buen humor que me caben en el cuerpo. Porque no me negarán que, de estas dos imágenes,

Frivolidad.png

afirmar (contumazmente) que la que encarna la frivolidad es la de la DERECHA no es como para decirse que más valdría, en verdad, que se lo coman todo y acabemos…

Un estudiante descubre la novela

A propósito de lo de Rómulo Gallegos, en medio de un revoltijo de notas me encuentro este trozo de ejercicio corregido hace unos años:

Doña Bárbara es una obra muy peculiar (…), muestra una diferencia a la mayoría de obras que ya había leido. No se desarrolla un mismo tema continuamente durante la obra en la que todos los personajes se relacionan conjuntamente, es una historia, dividida en tres partes en la que cada capítulo narra un tema, un suceso diferente al anterior, pero todas en su conjunto tejen la trama de la historia. El lector de esta manera conecta los hechos”.

La pregunta ahora: ¿y qué había leído antes esta criatura? Jo, como para dejarle Rayuela

Lo improbable

Ola

Aunque a veces amenazo a mis alumnos, exhibiendo los colmillos, con que van a soñar conmigo si no cumplen como buenos estudiantes, nunca he pensado seriamente que fuera a suceder tal cosa.

Sigue leyendo

El bohemio que su vida era muy bohemia

PoeLlámenme pesado si quieren, pero vuelvo a lo de los relatos de terror e intriga porque, pensando en esto y en lo otro, no he podido menos que recordar una de las primeras citas que pasaron a mi personal “antología del disparate” (no debe de haber profesor que no la tenga, ya en bloc, en digital o en la cabeza), que se ha ido engrosando con los años, aunque admito que cada vez más despacio. Sigue leyendo

Una nueva comedia policial

Chico FleitasJosué Aguirre presenta su segunda novela. Como pude meter la nariz un poco en los inicios de su redacción, creo que promete calidad: el jueves espero que seduzca y convenza a su público. Sigue leyendo