Percepción del percebe

Percebe-1

Durante el mes de marzo, los estudiantes han ido tomando la rutinaria decisión de regresar a sus colegios y universidades. Así que también nosotros lo hicimos a la brega cotidiana de las aulas. Estas no son solo las que tenemos que dictar. Están también las mensuales reuniones de padres, donde acudimos mansamente a que nos hablen de los progresos de nuestros retoños. Inmediatamente después de estas, y con el exclusivo fin pedagógico de comentar los tales progresos, mi santa y yo solemos celebrar nuestra propia reunión en el restaurante más apetecible que se nos ponga a tiro.

Sigue leyendo

Anuncios

Mariscada literaria

Paila.JPG

Nunca podría haber metido todos mis pasajes culinarios favoritos, análisis incluido, en unas breves páginas sobre comida y literatura. Así que aprovecho para juntar aquí a dos grandes, Herman Melville y Leopoldo Alas, unidos por el siglo XIX y, en este caso, por unas recreaciones de banquete muy estimulantes. Suculentas vaharadas de palabras que mezclan vidas imaginadas con recodos de la experiencia, unos más lejanos que otros, como tal o cual cebichería peruana, mercado chileno o pueblo de mi Asturias. De estas conjunciones salgo convencido de que en el fondo de una cazuela bien servida bien se puede encontrar el coraje necesario para perseguir titánicas ballenas, o para abandonar las más firmes vocaciones filosófico-docentes:

Sigue leyendo

En el principio fue un sapo: sobre Kenneth Grahame y J.R.R. Tolkien (y 4)

1. Vuelta a El viento en los sauces (y a Tolkien)

2. Progreso amenazante, magia ancestral

3. La peligrosa tentación del viaje.

4. Hidalgos y compañeros.

river

Las “víctimas” de la fiebre andariega, tanto entre los hobbits como entre los animales parlantes, responden en general a un mismo perfil humano o social. Salvo rara excepción, unos y otros son un trasunto del esquire inglés: llamémoslos hacendados, hidalgos o “rentistas” que disfrutan –salvo el Sapo- de un ocio fácil de llenar. La escritura y el excursionismo, visitas y meriendas, parecen ser sus principales ocupaciones, aparte del cuidado de su propia hacienda que se sobrentiende.[1] Sigue leyendo