Atollado cual vikingo

Desde que atiné a escribir, o más bien publicar, mi pasada nota de este blog, los quehaceres se multiplicaron en nuestro refugio. Mejor ellos que los virus.
La cita -esta vez visual-, que durante semanas enteras no he podido dejar de recordar ni de aplicarme, era la de un lejano colono de Vinlandia angustiado por el destino de sus compañeros de cabaña. Finalmente di con ella:
IMG-20200529-WA0006~2

“Los reyes del mar”, José Bielsa /  Jacques Bastian. Colección “Grandes Héroes”, Planeta, muy a principios de los 80

Fue en esta viñeta, además, donde descubrí una palabra tan sonora y tan precisa como atolladero; en el verbo atollar no reparé hasta décadas después en los versos de César Vallejo, pero eso es otra historia.

Percepción del percebe

Percebe-1

Durante el mes de marzo, los estudiantes han ido tomando la rutinaria decisión de regresar a sus colegios y universidades. Así que también nosotros lo hicimos a la brega cotidiana de las aulas. Estas no son solo las que tenemos que dictar. Están también las mensuales reuniones de padres, donde acudimos mansamente a que nos hablen de los progresos de nuestros retoños. Inmediatamente después de estas, y con el exclusivo fin pedagógico de comentar los tales progresos, mi santa y yo solemos celebrar nuestra propia reunión en el restaurante más apetecible que se nos ponga a tiro.

Sigue leyendo