“McLintock!”, parodia y homenaje

McLintock

A partir de los años 60, en una época en que el western clásico y heroico declinaba frente a la suciedad y el cinismo de Sam Peckinpah o Sergio Leone, la cara amable del género encontró una nueva forma de expresarse en la comedia. Javier Urkijo* cita algunos ejemplos, de los cuales el más digno de recuerdo me parece Butch Cassidy and the Sundance Kid (en España, Dos hombres y un destino (1969). Sigue leyendo

Astérix no fue a Italia

o Astérix y los romanos

Asterix y ObelixHubo una generación de lectores de Astérix*, la primera, que estudiaba años de latín en el colegio y probablemente se divertía mucho al encontrar, en contextos hilarantes, frases latinas retenidas a fuerza de horas de clase, dictado y traducción: el ciceroniano “quousque tandem” en boca de un vecino furioso por los ruidos nocturnos, el evangélico “beati pauperes spiritu” como irónico comentario a una superstición, el cartesiano “cogito ergo sum” como contraseña de una patrulla militar… piratas_asterixFue un proceso contrario al de la segunda generación, a la que creo pertenecer, y que estudiaba ya menos latín: nosotros reconocíamos en nuestros manuales, con regocijo, frases que recordábamos de los globos de texto de Astérix. Descubríamos por fin su significado, y a veces incluso las aprovechábamos para traducir más rápidamente o entender mejor una norma gramatical. Sigue leyendo

Algo sobre “La diligencia”

la Diligencia Semana (Piura) 18 mayo 2014

Este artículo del otro día es de contenido general. En el tintero me dejo alguna reflexión más propia y personal, para publicar otro día aquí en mi territorio donde puedo abusar más que en el Semana de la paciencia de mis lectores. Agrego el video con los famosos cinco segundos (16-21)  que hicieron entrar a John Wayne a la historia del cine. En cambio, la foto que me han puesto en el periódico es más bien de las postrimerías de su carrera, creo que en la película True Grit que en España se conoció como Valor de ley, buen juego de palabras, mutado para nuestra América en un brillante Temple de acero.

A propósito, debo aclarar a quienes me lean desde España que Más corazón que odio, título que suena a telenovela, se llama rimbombantemente en su país Centauros del desierto, que poco sugiere del contenido de la película como lo hace el original The Searchers (¿podría haber sido Los perseguidores?). En cuanto a Un tiro en la noche, no es otra que El hombre que mató a Liberty Valance.

Lo enorme, inerme

Así la muestra Rubens

Así la muestra Rubens

La de los tres Reyes Magos fue una inmarcesible epifanía. Esto entró en la conciencia humana cuando Gaspar, Melchor y Baltasar se postraron ante el Niño: la idea de que el signo más alto de la civilización se muestra en el respeto hacia las jerarquías inermes.

[Eugenio d’Ors, “Epifanías”, en Novísimo glosario]