Cuatro siglos de mala escritura

descarga

Cada vez se escribe peor, se quejan de continuo algunos profesores y gentes con cultura. Se le echa mucha culpa al sistema educativo, sin reconocerle el mérito de haber logrado que cada vez se escriba más: triste elitismo. Por otra parte, esta extendida decadencia de la prosa de cada uno no me parece que esté anulando la conciencia de la buena escritura: por ejemplo, cada vez se componen también más manuales de redacción y centros de consulta para el buen decir. Creo más bien que la responsabilidad de la escritura correcta y elegante se está desplazando a otros sujetos. Estaríamos volviendo a una relación con el texto similar a la de los primeros siglos de la imprenta, sobre la que nos ilustra Francisco Rico en su prólogo al Quijote (Santillana, 2011, pp. 1175-1176):

Sigue leyendo

Anuncios

El Caballero de los (muchos) Espejos

caballero-de-los-espejos

La Segunda Parte del Quijote cuenta en sus primeros capítulos cómo, al poco de abandonar el Toboso y convencido por las triquiñuelas de Sancho de que su señora Dulcinea está encantada, el protagonista se encuentra en un bosque con un caballero andante que sobre las armas traía una sobrevista o casaca de una tela, al parecer, de oro finísimo, sembradas por ella muchas lunas pequeñas de resplandecientes espejos, que le hacían en grandísima manera galán y vistoso (II, 14). Probablemente se sorprenda menos que sus lectores, que hasta ahora no habían visto presentarse directamente a ningún personaje propio de los libros de caballerías dentro del prosaico mundo que rodea a los personajes de la novela.

Sigue leyendo

Sobre España y sus héroes

“No conozco ningún héroe español”, me declaró cierto alumno con un tono que invitaba a contestarle que no importa, que fuera del Perú tampoco conoce nadie a Miguel Grau. Pero es mejor morderse la lengua y reconocer que, efectivamente, en relación con la dimensión cultural y política de España a lo largo de su historia, sus héroes son más bien poco conocidos. Hasta para la misma España. Sigue leyendo

“Tom Jones”, del libro a la película

Una de las pertenencias que me traje tras mi doctorado riojano fue un ejemplar de la novela Tom Jones. Mi amigo Ricardo Mora me exhortaba a dejarme de lecturas académicas e hincarle el diente de una vez a la obra más famosa de Henry Fielding; la cual, por otra parte, mi maestro Miguel Ángel Muro utilizaba en tentadores ejemplos durante sus seminarios de narratología. Por si fuera poco, la versión cinematográfica de Tony Richardson fue ofrecida una noche por José Luis Garci, quien a inicios del siglo XXI todavía luchaba por el cine clásico antaño tan abundante en TVE.
Ahora yo no puedo menos que recomendar los dos, libro y película.

Sigue leyendo

“Miradme, que pasa el mar”

Una de mis rutas más frecuentadas cuando vivía en España era la del Bus Madrid-Granada. Hoy día, como todas, esta hace su parada y fonda en algún gran restaurante-buffet, frío y reluciente en plena carretera, pero durante muchos años la línea estuvo deteniéndose para baño, bocadillo y estirarse en cierto hostal, con barra y tiendecita, en un lugar de la Mancha llamado Almuradiel. La media hora de la parada me daba tiempo para peregrinar, a paso lento, hasta el rincón para mí más curioso y evocador del pueblo: el mástil del minador “Marte” que se alzaba en un desvío como homenaje de veteranos de la Milicia Universitaria, evocando la admiración de don Quijote (que tan poco se asombraba de sus propias fantasías) ante el mar y los barcos cuando llega a Barcelona. En aquel punto de la Meseta sur, a un paso de Sierra Morena y lejísimos del mar, la carretera se desviaba hacia Viso del Marqués, sede insólita del Archivo General de la Marina española por su vinculación con mi paisano don Álvaro de Bazán, el “padre de los soldados” que lo llamó Cervantes.

Sigue leyendo

El “Quijote” y la perseverancia

descarga

Mi primer Quijote: el de Cruz Delgado. Luego vinieron los demás.

Persevero en participar, a mi nivel, en el año quijotesco. Ya dije que me dejaba alguna cosa en el tintero: en este caso unas meditaciones, inducidas por mi curiosa entrevistadora, sobre la perseverancia, esa virtud tan publicitada en Facebook. Justo me la sacan en 2 de octubre, fecha capital para todos los que llevan mis apellidos y que, al parecer, resulta ser también la del cumpleaños de don Miguel de Cervantes. Tampoco es un aniversario que termine en cero, pero de vez en cuando reconforta escapar a la tiranía del sistema decimal.