Móvil, puntualidad, esperanza

El mundo de la impuntualidad, supongo que tan antiguo supongo como el mundo ( a mí solo me consta el testimonio escrito de San Agustín), también se ha visto alterado por la telefonía celular. Por una evidente parte, ha logrado el gran progreso de evitar plantones: avisa de demoras, demanda paciencia y necesarias prórrogas, cancela citas en el último momento. De ahí nos ha salvado.

Pero, por otra, dichas posibilidades han dado lugar a esa crueldad más soterrada de prolongar los plantones a fuerza de esperanza, de mecer al esperante siempre por unos pocos minutos más, que prolongan su paciencia hasta el abuso.

Los otros fumadores electrónicos

Diría que, como adicción, el internet de bolsillo ha venido a ocupar en nuestros días el nicho que ocupaba el tabaco en los siglos anteriores. O sea, se trata de una adicción dañina, experimentada y reconocida como tal por los adictos; sin embargo, están dispuestos a sobrellevarla porque es también un modo de integración social, en lugar  de un vicio privado o clandestino.

Papel y prestigio

Llevo unos cuantos días leyendo una novela contenida en el fantástico smartphone que me regaló mi esposa por nuestro aniversario. Comodísimo soporte que me permite dedicarme a la lectura sin embarazo en cualquier taxi, en la cafetería y en todo entorno que no sea el del banco, donde el uso de estos aparatos electrónicos está perseguido.

Sigue leyendo

Los comulgantes

los_comulgantes_14880

No pongan esa cara tan seria: les prometo que no voy a hablar de cine. Lo siento.

Cierta anécdota de hace años que me fue muy celebrada en Facebook me había hecho creer que mi primogénita entendía la diferencia entre poder como ‘capacidad’ y como ‘tolerabilidad social’ (los que se hayan leído la Ética a Nicómaco seguro que sabrán designarlos mejor que yo).

Sigue leyendo

La impaciencia

Desde que mi primogénita, hace cosa de tres años, me salió con que lo que quería hacer cuando sea mayor era “tomar vino”, mi vida familiar discurría bastante tranquila en materia de vicios tradicionales. Pero la amenaza regresó ayer, inesperada, por boca de mi segundogénita que trotaba la calle Lambayeque, más que cantando, jaleando:

—¡Dieci-o-cho! ¡Dieci-o-cho! ¡Dieci-o-cho!

—¿Qué te pasa? ¿Estás contando algo?

—¡Noo! Es que había una sala con juegos que me dijo mamá que no pueden entrar niños, y el año que hay que tener es dieciocho. ¡Dieci-o-cho! ¡Dieci-o-cho!

—Aah… ¿Y tú quieres tener ya dieciocho años para entrar a esos juegos?

—Sí, y mamá me va a comprar un bolso y un celular. ¡Dieci-o-cho! ¡Dieci-o-cho!

De manera que catorce años me quedan para prevenir la ludopatía. Menos mal, porque hay otros hijos que no avisan.

Tiempo de vacaciones

Tal vez fuera tan solo por el ocio dilatado de unos días en el campo, un activo “dolce far niente” en que había que ocuparse de muchas cosas pero de cada una a su propio ritmo. Sin duda influyó también el cambio de hemisferio, más que por el jet lag inicial, por las horas increíbles hasta las que, lejos de la línea del ecuador, el sol seguía alumbrando. Hubo algo más: haber pasado ese verano extra con conexión muy limitada a celulares, televisores y otros cacharros de pantalla, apenas compatibles con una rutina paleolítica en el mejor de los sentidos, gobernada por las tripas y la luz solar.

Pasé también bastante tiempo junto a niños. Baños, paseos, relatos, cenas, juegos con personas para las que solo existe el tiempo presente.

En fin, que a lo largo de la sonora tranquilidad de las vacaciones, solo había unas palabras capaces de generar alrededor un silencio incómodo, igual que el que habría levantado un breve disparo. Siempre había alguien a quien las circunstancias convertían en aguafiestas y preguntaba “¿Qué hora es?”.