Tías terribles

Picoteando de nuevo en Una vida presente, tomo de memorias de Julián Marías, me llama la atención el recuerdo que hace de pasada (en el libro aparecen demasiadas cosas de pasada, y aun así es voluminosísimo… bendito sea el olvido) de una compañera suya de Instituto, Hildegart Rodríguez, asesinada a manos de su propia madre cuando ya se había convertido en una joven pero reputada autoridad en feminismo y sexualidad. Acudí a la indispensable Wikipedia a ampliar un poco de información sobre la malograda intelectual (¿intelectuala?) e, inevitablemente, sobre la dominante e inquieta personalidad de su madre. Sigue leyendo