(Ausencia)

Me veo en Ostende, fuera de estación, recorriendo los malecones desiertos y ventosos, a la sombra de los grandes hoteles abandonados, buscando en vano sobre el mar opaco, aplomado, el vuelo de los feos patillos de mi tierra.

(Julio Ramón Ribeyro, La palabra del mudo II)

Anuncios