Un recuerdo de “Espectador invisible”

Espectador invisible, de Ángel Hoyos

Otro prólogo mío que rescatar, junto con otros cuantos comentarios ajenos, variopintos, por si a alguno se le aviva la curiosidad de leer esta grata colección de cuentos.

(El llamado iría especialmente para cualséase piurano incorporado al mundo de la lectura en los últimos cinco años: algún ejemplar quedará en las librerías).

Un par de lugares comunes (expropiados)

Imagen

Hasta la mejor literatura puede crear tópicos y lugares comunes como el mejor/peor bestseller. Que se lo digan a Cervantes. O a Neruda, a cuya costa salieron dos buenas viñetas de Ángel Hoyos.