Quién te ha visto y quién te vio

Hombres de Maíz

La conversión debió de ocurrir la mañana en que el joven De las Asturias se miró al espejo y descubrió un maya de carne y hueso, igual que este pero tal vez en pijama (compárese con la siguiente imagen).

… una tarde, en La Granja [c.1931], hablé un rato con Miguel Ángel Asturias, que entonces se llamaba ‘de las Asturias’ y presumía de descendiente de los conquistadores.

(Gonzalo Torrente Ballester, Obras completas, Destino, 1977, p. 25)

Miguel Ángel Asturias

Centenario (con aniversario)

Junto con otros escritores hispanoamericanos más populares, cumple este año su centenario el poeta Gastón Baquero (1914-1997). Miembro de una genial generación de poetas cubanos, exiliado y  silenciado vilmente por la revolución, vivió en Madrid el resto de su vida entre toneladas caóticas de libros. En sus paseos por la Villa se solía detener ante la ventana del apartamento que ocupó César Vallejo allá en los años 30, y esperaba por si le veía asomarse.

Un amigo común, mi maestro el poeta Carlos Javier Morales, me regaló su poesía completa. Además del acontecimiento que supone por sí mismo toda buena lectura, el tomo aquel pudo luego acompañar y enriquecer momentos gratos y trascendentes de mi vida. Dejando aparte cierta hojarasca barroca, muy de los cubanos de su tiempo y a la que no acabo de acostumbrarme –Lezama Lima y tal–, me cautivó de los versos de Baquero su conjunción de humor y fantasía cultural con las preocupaciones del amor y el mortal paso del tiempo: la destrucción o el amor, en expresión de Aleixandre (con cuyo entorno madrileño me parece que se relacionó Gastón).

Para una intimínima selección de poemas suyos, así sin echar mano del libro, recomendaría buscar “Qué pasa, qué está pasando…”, “El viento en Trieste decía”, “Plenitud de la manzana”, “Los lunes me llamaba Nicanor”, “Fanfarria en honor al Escorial”, “Amapolas en el camino de Toledo”, “El galeón”, “Primavera”, “Manos”, “Plegaria del padre agradecido”, “Alborada”, “Carta en el agua perdida” (algunos pueden leerse aquí). Y, ya echándosela, este que sigue y dejo como celebración:

Bodas de plata (Gastón Baquero)