El escritor y el héroe en ‘El tercer hombre’ (y 4)

1. De la novela al cine (y vuelta)

2.La confusión de Holly Martins

3. El héroe encara el mal

Conferencia

La conferencia (no la mía), con público en fuga

La dignidad del oficio

A pesar de las apariencias, al final de El tercer hombre el protagonista queda también a salvo en su dimensión de escritor.  Por más que Greene se burle de los clisés de la novela popular, tanto en la película como, sobre todo, en la novela se caricaturiza el elitista mundo de la literatura considerada “culta”. Confundido con un afamado escritor, Martins se verá en la obligación de improvisar una conferencia sobre temas que no entiende (“la crisis de la fe”, “el fluir de conciencia”, etc.) para un público que admira a autores de manual de literatura contemporánea que el héroe no conoce ni tampoco le interesan: Woolf, Joyce, Stein… Sigue leyendo

Anuncios

El escritor y el héroe en ‘El tercer hombre’ (3)

1. De la novela al cine (y vuelta)

2.La confusión de Holly Martins

Lime

El héroe encara el mal

Todo, al llegar este momento de la película, tiene aire de fin… hasta el giro que supone la célebre secuencia en que Martins reconoce en “el tercer hombre” al propio Harry Lime. Esta revelación supone un completo giro argumental y una transformación en el papel de su protagonista. Podríamos intuir que Holly ahora sí que pasa a asumir el rol de héroe, pero de una historia donde ya no hay lugar para la inocencia maniquea de las novelas baratas. En la conversación que más tarde sostienen los dos amigos, Harry afirma entre resignado y cínico: “Tú y yo no somos héroes. En el mundo no quedan héroes. Solo en tus novelas”. Holly Martins es consciente ahora de lo sucia, peligrosa y “real” que puede llegar a ser su aventura; de ser tan solo el peón, movido por su antes aborrecido Calloway, de un desbordante ajedrez que le impondrá sacrificar una antigua amistad y un nuevo amor. Sigue leyendo

El escritor y el héroe en ‘El tercer hombre’ (2)

1: De la novela al cine (y vuelta)

Cotten

La confusión de Holly Martins

Holly Martins es un personaje construido con las mimbres del antihéroe de la novela contemporánea: sobre él recae el peso de una empresa noble y arriesgada, para lo cual no son el menor obstáculo sus propias debilidades. Su propio nombre tan poco varonil ya parece invitar al espectador a tomarse poco en serio al protagonista, que aun así en la película tuvo que adecuarse a la elegante apariencia de una reconocida estrella de Hollywood como Joseph Cotten. En el diseño original de Greene, Martins no se llamaba Holly sino Rollo (lo cual, por afortunada casualidad, suena tal vez más ridículo en español que en inglés), y su primera aparición, derramando “lágrimas de chiquillo” en el funeral de Harry Lime, era un poco más humillante la del despistado Holly en la película.

Sigue leyendo

El escritor y el héroe en ‘El tercer hombre’ (1)

Adapto por entregas una conferencia que la Biblioteca de la Universidad de Piura tuvo la gentileza de invitarme a pronunciar hace cosa de año y medio, que me sirvió para discurrir de nuevo sobre la gran película y su muy apreciable novela

Greene Third Man

De la novela al cine (y vuelta)

Un proceso con el que está familiarizado el lector medio es el de la obra literaria que inspira una película, la cual, al juicio del mencionado lector medio, no resiste la comparación con la obra original. Por su parte, el lector ‘no medio’ posiblemente haya conocido experiencias diferentes, por ejemplo la de encontrarse con relatos menores que dan lugar a grandes películas. Bien podemos contar aquí el caso de El tercer hombre, tal vez más insólito para el lector medio de marras cuando descubre que Greene, responsable tanto de la novela como del guion, concibió la primera tan solo como una manera de preparar mejor la elaboración del segundo. Es más, en palabras del propio novelista:

El tercer hombre no fue escrito para ser leído, sino para ser visto. (…) El lector notará muchas diferencias entre el relato y la película, y no puede pensar que esos cambios le fueron impuestos a un escritor mal dispuesto: en muchos casos fueron sugeridos por él mismo. En realidad, la película es mejor que el relato porque en este caso es el relato en su forma más acabada.[1]

Sigue leyendo

Ulises, épico y moderno

Notas, por si sirven, para profesores y estudiantes

Mosaico Ulises Polifemo

Con el cine de género, la épica degeneró. Al menos, respecto a su concepto original. Lo cierto es que el término, en los últimos años, ha caído en la insoportable vaguedad de ser cualquier cosa: bromas épicas, celebraciones épicas…

Pero ya de mucho antes, tampoco era necesario frecuentar las aulas para oír hablar de películas o novelas épicas (a menudo trilogías o series). Esto no suele significar otra cosa que unos relatos de ambientación fabulosa pero con aire remoto y poco realista. En ellos, los conflictos se resuelven mediante el enfrentamiento violento, masivo y continuado, cuerpo a cuerpo a ser posible; en cuanto a sus héroes, encarnan valores positivos universales o con pretensión de serlo. Sigue leyendo

‘Blade Runner 2049’, sin problema

Cartel Blade Runnmer 2049
Visto lo que he visto, la mejor secuela de cine de ciencia ficción del año ha sido Blade Runner 2049, a la que me acerqué lleno de escepticismo. Me olí, de todos modos, que la película iba a ser una experiencia distinta a la del cine de consumo más rutinario cuando comprobé los poquísimos espectadores que ocupaban la sala, algunos de los cuales -Deo gratias- prefirieron marcharse como a la media hora (por lo que no debería llamarlos espectadores, sobre todo a uno de ellos por su porcino desprecio a la concentración ajena). El título fue pronto retirado de los carteles piuranos, así que no me apresuré a reseñarlo para la prensa.

Sigue leyendo

“The Last Jedi”, sorpresiva pero sosa

Últimos Jedi.jpg

Escribo mis impresiones sobre Star Wars VIII con cierta desgana que empieza en su mismo título, el cual me cuesta recordar. Lo mejor de la película reside para mí en que, desde luego, nadie podrá decir que la trama tiene giros previsibles: el guion burla de manera continuada todo lo que el espectador se pueda estar esperando, en especial aquel que muerde confiadamente la carnada de las esperables citas a otras películas anteriores de la serie, cuya original cinefilia es cada vez más exclusivamente autorreferente. Si hubo una expectativa que se viera plenamente confirmada por mi parte, esa fue la mía de hace dos años a propósito de El despertar de la fuerza sobre la autosuficiencia educativa de la heroína y el diseño del héroe varón y patoso como personaje-tipo.

Sigue leyendo