My Whatsapp killed the telephone call

(Sintonía)

Los habituales llantos, aún no coplas, por la muerte de la carta a manos de internet, son comprensibles si se aplican a todos los artistas del género epistolar que hayamos podido conocer, entre los que han visto su obra publicada y también los amigos de buena pluma con los que hayamos podido mantener correspondencia. Sin embargo, a lo largo de la historia, la mayoría de los seres humanos no han pedido a la epistolografia otra cosa que una comunicación eficaz. Ni la han ejercitado con conciencia artistica, ni tampoco usado para asuntos que nos tuvieran que interesar. Apenas pudieron ir reemplazando la carta por el telegrama, el teléfono, el mensaje de texto, el correo electrónico (medio que, por otra parte, permitía igual la redacción de extensas cartas), el chateo y las redes sociales, los muy humanos emisores lo hicieron sin el menor remordimiento por estar extinguiendo una tradición alimentada durante siglos por san Pablo, Plinio el Joven o Madame de Sevigné.

Sigue leyendo

Anuncios

Mito y peligro del lector

La pasión por los libros, como cualquier otra pasión, a menudo conduce a desenfocar los campos de la realidad donde no alcanza. Es entonces cuando se piensan, o mejor dicho se dicen, lugares comunes cotidianamente desmentidos:  la gente que vemos pegada a su celular no lee; lo importante es leer sea lo que sea, sin preocuparse de la selección y el buen gusto; las opiniones políticas que contradicen las nuestras se quitan (“se curan”, si tenemos el día arrogante) con la lectura; el mero hábito de leer nos vuelve mejores personas; hay altos y ocultos poderes particularmente interesados en que no leamos…

Sigue leyendo

Papel y prestigio

Llevo unos cuantos días leyendo una novela contenida en el fantástico smartphone que me regaló mi esposa por nuestro aniversario. Comodísimo soporte que me permite dedicarme a la lectura sin embarazo en cualquier taxi, en la cafetería y en todo entorno que no sea el del banco, donde el uso de estos aparatos electrónicos está perseguido.

Sigue leyendo