Sobre «El túnel» de Ernesto Sábato

184063_portada_el-tunel_ernesto-sabato_201505261030

Sale mi blog de un largo túnel de silencio: qué mejor manera que enlazando esta recomendación de lectura para Castellano Actual.

Me dijeron alguna vez que hay novelas que, si no las lees en la adolescencia, ya o vale la pena dejarlas para más tarde. Era el caso de El lobo estepario de Hesse o de Buenos días, tristeza de Sagan (Françoise). Me olí por una época que podía entrar también en esta selección El túnel, obra con la que amigos de mis primeros años de universidad ponían los en blanco humo, pero a la que yo despachaba con un displicente «este tío está loco» (por el protagonista, no por el autor). Ciertos sarampiones sentimentales propios de la edad, no es que no me dieran, pero lo hicieron a su propio ritmo.

Con la mesura de los cuarenta y muchos, creo que vale la pena volver a la ópera prima de Sábato y hasta de recomendarla, como digo que he hecho aquí. Creo que fui muy duro al juzgar al héroe de la novela como un loco, por más que termine su peripecia, efectivamente, en un sanatorio mental. En el fondo, mis interlocutores y yo estábamos de acuerdo: lo que en la caracterización de Santiago Castel me parecía falso y desmedido, y que era lo mismo que fascinaba a mis interlocutores, consistía en que el protagonista de Sábato no era otra cosa que un adolescente. Y ellos lo leían, por decirlo como Valle-Inclán, «de frente» o incluso «desde abajo». Me alegra haber vuelto a la novela y darme la oportunidad de hacerlo «desde arriba».

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s