En el principio fue un sapo: sobre Kenneth Grahame y J.R.R. Tolkien (2)

1. Vuelta a El viento en los sauces (y a Tolkien)

2. Progreso amenazante, magia ancestral

Map

De http://www.bradney.com/wet-paint/1205

En concreto, El viento en los sauces bien pudo formar parte del cimiento de los valores del universo de los hobbits en Tolkien. Si la tierra que estos habitan, La Comarca (The Shire), representa una idealización del mundo rural inglés anterior a la industrialización, lo mismo podemos reconocer en el Río de Grahame. Si acaso, con la importante diferencia de que el panorama ruralista y ecologista de este último es fundamentalmente despreocupado, como hijo de la plácida época eduardiana –o sea post-victoriana, o sea post-heroica (la belle-époque)–, mientras que en el mundo de Tolkien la amenaza de la modernidad toma tintes más definidos, cercanos y terribles. A diferencia de Grahame, Tolkien llegó a conocer la propagación de muerte a escala industrial en las trincheras de la Primera Guerra Mundial. Incluso en un grado de agresividad mucho menor que el de El Señor de los Anillos, donde La Comarca se ve devastada por los humeantes ingenios de Saruman, mago-ingeniero, la máquina amenaza a los moradores del Río. Es muy probable que Tolkien, aparte de su propia experiencia personal como chofer,[1] tuviera muy presentes los accidentes del Señor Sapo cuando componía para sus hijos el cuentecillo de El señor Bliss.

Bliss

En su recreación del mundo rural, El viento en los sauces se anticipa también a Tolkien en la representación del mundo exterior como un espacio hostil, al que se rechaza con recelo o, cuando menos, indiferencia:

–¿Y más allá del Bosque Salvaje? –preguntó–. Aquello que se ve de un azul desvaído, donde parece que hay unas colinas, ¿o tal vez me equivoco? Y algo semejante al humo de las ciudades, ¿o serán las nubes que se mueven?

–Más allá del Bosque Salvaje está el Ancho Mundo –dijo la Rata–, y eso es algo que nos trae sin cuidado, a ti y a mí. Nunca estuve allí, ni pienso estarlo, y tú tampoco, si tienes algo de sentido común. Y, por favor, no vuelvas ni siquiera a mencionarlo (El viento…, cap. I).

La amenaza de la ciudad moderna, que se manifiesta en ruido, velocidad y contaminación, también lo hace mediante la intromisión del Estado y de sus leyes que perturban la buena disposición de los miembros de la pequeña comunidad campesina a resolver ellos solos sus propios asuntos. Los magistrados que meten en la cárcel al Sapo (cap. VI) se presentan con tintes siniestros y arbitrarios; las fuerzas del orden que lo persiguen son pura caricatura (policías con sus porras, ¡y alabarderos de la Torre!). El maquinista que ayuda a escapar al Sapo (se ve que el viejo tren de vapor es visto con mayor simpatía que el nuevo automóvil invasor de los caminos rurales) lanza un pequeño manifiesto de libertad individual que identifica la vieja Inglaterra:

Tren

De http://bibliodyssey.blogspot.com/2009/07/wind-in-willows.html

–Has sido un Sapo muy malo, y sería mi deber entregarte a la justicia. Pero veo que estás muy angustiado, así que no te abandonaré. Además, no me gustan los automóviles. Y menos aún que unos policías me den órdenes cuando estoy en mi locomotora (El viento…, cap. VIII).

De igual manera, los hobbits de El Señor de los Anillos habitan un sorprendente oasis de paz y armonía autogestionaria en medio de las salvajes tierras de Eriador, sin apenas otra institución ni autoridad que sus propias tradiciones familiares y costumbres vecinales. Tal como se narra en El Señor de los Anillos, la ausencia del Rey, al contrario que a la Gente Grande, les deja indiferentes; la autoridad y funciones del Alcalde son reducidas, y las del Thain (representante del rey) solo simbólicas. El poder que llega desde fuera, si es justo y benévolo, les deja vivir bajo sus propias normas. Y si no lo es, como sucede cuando La Comarca cae bajo el poder de Saruman, se traduce en largas listas de prohibiciones y de abusos de poder: Normas y Celdas.

Existen, sin embargo, otros límites menos definidos, también menos siniestros, para la particular Arcadia de nuestros novelistas. El Bosque Viejo a las orillas del Brandivino (El Señor de los Anillos), o el Bosque a secas a orillas del Río a secas (El viento en los sauces), se revelan como territorios oscuros y desconocidos, que ocupan solitarios de diferente humor. Grahame discurre peligros realistas como los de los facinerosos que acechan en la oscuridad del Bosque; Tolkien, al hacer abandonar a sus héroes La Comarca, va introduciéndolos en un mundo progresivamente sobrenatural cuyas amenazas son el viejo Hombre-Sauce o los Tumularios. Pero al reverso de este misterio que circunda su tranquila residencia, los héroes descubren también la inesperada presencia de criaturas semidivinas, benéficas y protectoras, equivalentes a las fuerzas primordiales de la naturaleza, refugiadas en la espesura y que probablemente camparon por territorios más amplios, más salvajes y menos poblados cuando el mundo todavía era joven.

Bombadil

Por Pauline Baynes, para Las aventuras de Tom Bombadil

Me refiero, en la obra de El Señor de los Anillos, a la figura de Tom Bombadil  tan misteriosa y a la vez tan familiar para los hobbits a los que protege y guía. En cuanto a El viento en los sauces, identifico un precedente en el “Flautista del Umbral del Alba” (cap. VII), una suerte de Bombadil más enigmático, más solemne, más discreto; también es verdad que más culturalista, como el dios Pan en persona.

Caramillo

Por Arthur Rackham

(Continuará)

[1] “Tolkien, al volante, era más osado que hábil. Aceleraba para cruzar las congestionadas calles principales de Oxford ignorando a los demás vehículos y gritando ‘¡Carga y dispérsalos!’; y en efecto, se dispersaban” (Humphrey Carpenter, J.R.R.Tolkien: Una biografía IV, 5).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s