Gobierno positivista

Mandarás si eres formal

(J. Monnoir)

En su Ulises criollo (cuya lectura aquí recomiendo), José Vasconcelos relató los avatares de su lucha política hasta los comienzos de la Revolución Mexicana. Algo que me llama gratamente la atención es que no diferenciase su labor diplomática y propagandística de su actividad cultural, e incluso diera preferencia a esta última. Para acabar con la larga dictadura (1876-1911) de don Porfirio Díaz, una victoria electoral no iba a ser suficiente: después de ella, México seguiría a merced del egoísmo y la brutalidad extendidos tanto entre la masa como entre la oligarquía. Era más esperanzadora la semilla que dejaba la fundación del Ateneo de la Juventud, por más que entre sus filas de jóvenes intelectuales los hubiera muy escépticos con la democracia.

Lo importante, para Vasconcelos, era el interés de todos ellos por presentar una réplica humanista al positivismo, sistema filosófico de procedencia europea que el Estado porfiriano había transformado en ideología oficial. El dogma positivista aspiraba a apartar a los ciudadanos de idealismos y metafísicas, y formarlos en disciplinas prácticas que les sirvieran para trabajar y enriquecerse. Que cada uno administrara bien su hacienda, y la nación la administraran los que el gobierno reconociera como mejor preparados para ello. Chesterton parodiaba al principio de El Napoleón de Notting Hill aquel ideal de estado que había reemplazado la agitación de la política por el tranquilo escalafón de las oficinas, imaginando una futura Inglaterra en la que por sucesivos ascensos se podía incluso acceder al trono. (Lo que aprovechaba el nuevo rey, Auberon Quin, para poner todo patas arriba, pero eso ahora no viene al caso).

Resultado de imagen para napoleon notting hill

Versión japonesa, o tal parece, de la novela de Chesterton (sacada de aquí)

Supongo que la China de hoy hubiera sido el sueño dorado de aquellos “científicos” instalados en el poder. Hace unos años escuché a un eminente sinólogo entusiasmarse con el régimen de la República Popular, mucho menos moderno de lo que parecía. “En China rige desde hace siglos la me-ri-to-cracia”, decía. “Cuando un joven destaca en su colegio como estudiante y buen compañero, se le ofrece ingresar al Partido y pagarle los estudios”. “Los chinos ya saben perfectamente quién va a ser su próximo presidente. ¿No es mejor eso que esta vergüenza de campaña electoral que acabamos de tener en el Perú?”.

En suma, el milenario imperio pasó del celeste al rojo dejando que sus mandarines, burócratas y millonarios, escogieran al emperador entre ellos mismos. Existen más partidos políticos, “amigos íntimos” del Comunista y “partícipes del poder en unidad y cooperación con éste, en vez de ser partidos de oposición o fuera del gobierno” . Aun así, parece que no les basta esa placidez y están volviendo a ideologizarse por varias vías: por muy briosa que marche la economía y sosegadas que se mantengan las calles, está visto que no solo de arroz vive el hombre.

Anuncios

2 pensamientos en “Gobierno positivista

  1. Bueno, la China de hoy, por muy roja que pinte, hubiora sido también la envidia de aquellos tecnócratas del franquismo que trataron de taponar las mellas que le habían salido al fascismo y al nacionalcatolicismo predicando el “crepúsculo de las ideologías” y convirtiendo las universidades en fábricas de funcionarios y altos cargos. Incluso en sus últimos tiempos quisieron legalizar las “asociaciones políticas”, no sé muy bien con la idea de dejarles hacer qué. A lo mejor hacerles consultas de vez en cuando, como el PCCh a los pluripartidos.

    Me gusta

  2. Creí que el artículo iba a ser de aplicar la autoayuda a la política, que hay que gobernar en positivo y con buena onda.
    Por otra parte, don Porfirio nomás aplicó la consigna de “Franceses enriquézcanse” que décadas antes lanzó la Francia de Luis Felipe y napoleón III. La burguesía del XIX coinquistó el poder gracias a la “revolución”, pero por miedo a todo lo que podían perder si continuaba ésta, empezaron luego a hacer propaganda de la “evolución”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s