El corrupto honrado

4409-159364

Un retrato que recomiendo para decorar todas las oficinas de todas las instituciones del Perú. Léase.

 

Ciro Bayo refiere en el primer capítulo de su peculiar narración histórica Los marañones (de la que tendré que hablar más en otra ocasión) un caso curioso dentro de la prolongada historia de la corrupción en este país. Es el del licenciado don Pedro de la Gasca, enviado en 1546 como presidente de la audiencia de Lima para poner fin a la rebelión de Gonzalo Pizarro, lo cual llevó a cabo más gracias al uso de la diplomacia que de la fuerza militar.

Tiempo más tarde, desde su puesto de máxima autoridad del Perú, escribía al Consejo de Indias solicitando un sucesor, en los siguientes términos:
Es necesario que venga persona a quien no tengan por tan compañero como a mí, porque cierto con la conversación y familiaridad que conmigo han tenido, y con la obligación que les parece que tengo para complacerles y condescender en todo lo que a ellos les contentare y bien estuviere por la buena compañía y ayuda que me han hecho, ninguna cosa se ofrece en que yo les vaya a la mano y refrene, especialmente si llega a castigo, que yo no tenga muy gran pena dello y ellos la sientan mayor. Y cierto es para mí tan penosa vida, que la contienda con los enemigos con gran parte no me ha fatigado ni aventajado tanto, cuanto lo ha hecho lo que con los amigos sobre estas cosas he tenido y tengo después del desbarate de Gonzalo Pizarro.
Hablando en plata: tantos socios y amigos le pedían favores, y tan inclinado estaba él a concederlos (no en vano le habían ayudado a ganar el reino), que temía acabar haciéndolo. Al contrario que el fariseo del Evangelio (Lucas 18:11), el buen licenciado sabía que él era como los demás, y pedía a la Corona que defendiera al Perú de su propia persona.
Ya que parece inevitable que hoy en día nos plaguen los corruptos, diseminados a lo largo de las tres regiones, encaramados en lo alto de los tres poderes, corruptos de caviar o jamonada, de guante blanco o de polo desteñido, da lástima que al menos no surja alguno con esa delicadeza de conciencia.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s