Connim fuera 129 (sic)

Se lo decía a mis alumnos de Literatura Universal mientras la hubo en el plan de estudios: pocos tipos sociales han cambiado tan profundamente en su apreciación literaria como los médicos. El gremio fue el hazmerreír absoluto de Molière, de Quevedo, de Swift o de Caviedes; sin embargo, el siglo XIX presenció un avance espectacular en las ciencias experimentales que pocos pudieron ignorar. Aquel tradicional pedante de las sátiras barrocas, cuyos estudios ayudaban más para explicar sanaciones -o defunciones- casuales que a curar enfermedades, pasó a ser portador de la verdad y de la vida en tiempos descreídos, además de arquetípico héroe y buen partido para la niña casadera.

A ver quién le lleva la contraria a este.

Así pues, el único estereotipo que permanece en nuestros días para burlarnos consoladoramente de los hijos de Hipócrates es el de su pésima caligrafía. Yo sé que no faltan quienes la nieguen, pero al leer un lema como el que encabeza esta entrada,

 

Sin título

Yo leí eso: “CONNIM FUERA 129”. ¿Un medicamento?

y luego las enfermeras de la farmacia, avezadas criptógrafas por la cuenta que les trae, lo traducen como CONTUSIÓN PIERNA IZQUIERDA (sic sic), a ver quién no sigue creyendo firmemente que en las facultades de medicina se entrena especialmente a los alumnos para echar a perder la caligrafía escolar, que tampoco vive hoy su mejor época.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s