Paternidad y enseñanza

(o Hacer tradición del plagio)

Revista Amigos 80, p. 88

Revista Amigos 80, p. 88

No creo que yo vaya a ser el único: hay muchas personas que tienen su frase. Esta a veces se queda en idea fija, pero se reformula con ufanía y, durante un tiempo que puede llegar a ser muy largo, no se pierde oportunidad de meterla en el discurso. La consumación de la ufanía llega cuando, por fin, se logra colar la frase o pensamiento en los tipos de la imprenta.

Ahora, que en mi caso, cuán presto se va el plazer dijo Manrique.

Habían pasado pocas semanas de haber visto publicada, entre otras, aquella idea fija de mi filosofía casera que llevaba varios años (ya recuerdo cuántos) repartiendo indiscriminadamente como argumento, consejo o justificación. Yo estaba revisando, en busca de no sé qué, alguno de mis viejos cuadernitos (para mi hija mayor, “mis diarios secretos”) y encuentro, con fecha que callo por pudor pero es del siglo pasado, la siguiente cita:

Es natural (…) que el hombre lea hasta la mitad de su vida, pero llega un momento, cuando la personalidad se halla formada, en que le conviene escribir. O tener hijos. Si nos ilustramos, es para ilustrar alguna vez, para perpetuar lo aprendido (Bearn I, 18).

Bearn

Me distraje de la inicial sensación de planchazo, que se me tardó en quitar, pensando en cómo la anécdota venía a confirmar la archiconocida (y debatida) frase de Eugenio d’Ors de que lo que no es tradición, es plagio*. La frase de la novela de Lorenzo Villalonga** ya era para mí lo que para las comunidades es una tradición: una seña de identidad propia. Con la ventaja de que el origen de muchas tradiciones suele ser algo vergonzoso, y por eso se olvida o se esconde; en cuanto al plagio, espero que mi declarada ausencia de malicia, más la reducida difusión del medio en que aparecieron mis palabras, me libren de toda sospecha.

* Aquí, otra modesta defensa que le hice (llamarlo glosa me parece exagerado, tratándose del gran autor del Glosario).

** Bearn o la sala de las muñecas es un pequeño tesoro de la novela española –en catalán y castellano-, reseñado acá en uno de mis blogs más leídos y admirados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s