Quijote siempre

De la pared de mi oficina

De la pared de mi oficina

Cuatrocientos años de la segunda parte del Quijote. Además de cuatrocientos diez de la primera, cuatrocientos uno del apócrifo de Avellaneda, trescientos noventa y nueve de la muerte de Cervantes… cualquier ocasión es propicia para volver a la gran novela y dedicarle unas meditaciones (las de Ortega y Gasset, por cierto, cumplen 101 años). A mí me obliga a ellas, en el mejor sentido, el nuevo cuestionario* de Ioanna Gallo, que dio material para esta entrevista, y para mi recomendación (hace tiempo prometida) del Ingenioso hidalgo. Y todavía ha sobrado material que queda para otro día.

En facsímil, para la posteridad

En facsímil

Algo que también se quedó fuera, no sé si por hacer la entrevista más breve o menos malévola, es una opinión sobre el humor en el QuijoteEs efectivo no solo por la frustración humillante de las ilusiones de don Quijote, sino porque este es el personaje que está siempre más seguro de sí mismo, que trata de apabullar a quienes le rodean mucho más con sus discursos (tan razonables y eruditos, y tan largos) que con su actuación. No solo él acaba burlado, sino también quienes le hacen caso. A todos nos gusta ver que los pedantes se equivocan, ya sean el payaso listo o el Pitufo Gafitas.
Me refiero al de la izquierda (tomada de tomasamparan.wordpress.com)

Me refiero al de la izquierda (tomada de tomasamparan.wordpress.com)

La rescato no tanto por puntilloso como porque tal vez sea mi más original, aunque modesta, aportación al cervantismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s