Formados para mandar

Entre el diluvio de frases mandelinas que sucedieron al fallecimiento del histórico líder sudafricano, hubo una que me pareció tan llena de buenas intenciones como expresada con poca fortuna:

 La educación es el gran motor del desarrollo personal. Es a través de la educación como la hija de un campesino puede convertirse en médico, el hijo de un minero puede convertirse en el jefe de la mina, o el hijo de trabajadores agrícolas puede llegar a ser presidente de una gran nación.

Desafortunada, por un soterrado clasismo según el cual un gobernante o un médico valen más que un campesino, y según el cual un minero educado que no se convierta en jefe de la mina es un fracaso. En fin, que las barreras que supera la escuela no son otras que las que median entre el proletariado y la burguesía o la patronal.

Tal vez la sentencia encerraba algo de la obsesión que le ha brotado al discurso pedagógico actual por “formar líderes”: en Perú, por lo menos, es un auténtico virus. Tampoco descarto que Nelson Mandela pudiera imaginar la existencia de mineros y campesinos activos y también más felices gracias a la educación, pero cuya evocación hubiera requerido de unos matices demasiado sutiles para encerrarse en la breve redondez de una frase histórica. Así somos: recordamos mejor lo corto, y también lo exagerado (de ahí el éxito de tantas memeces que ruedan en forma de memes).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s