Tiempo de vacaciones

Tal vez fuera tan solo por el ocio dilatado de unos días en el campo, un activo “dolce far niente” en que había que ocuparse de muchas cosas pero de cada una a su propio ritmo. Sin duda influyó también el cambio de hemisferio, más que por el jet lag inicial, por las horas increíbles hasta las que, lejos de la línea del ecuador, el sol seguía alumbrando. Hubo algo más: haber pasado ese verano extra con conexión muy limitada a celulares, televisores y otros cacharros de pantalla, apenas compatibles con una rutina paleolítica en el mejor de los sentidos, gobernada por las tripas y la luz solar.

Pasé también bastante tiempo junto a niños. Baños, paseos, relatos, cenas, juegos con personas para las que solo existe el tiempo presente.

En fin, que a lo largo de la sonora tranquilidad de las vacaciones, solo había unas palabras capaces de generar alrededor un silencio incómodo, igual que el que habría levantado un breve disparo. Siempre había alguien a quien las circunstancias convertían en aguafiestas y preguntaba “¿Qué hora es?”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s