La amarga lucidez del liderazgo

Más su fatal soledad. Puede ser que, después de Alfred de Vigny, la literatura francesa jamás haya retratado con más tino la grandeza y servidumbre de las armas (“¿No es milicia la vida del hombre sobre la tierra?”, recuerda el Libro de Job) que en este trágico y conmovedor fragmento.

En Goscinny, R. / Uderzo, A.,  Asterix y los godos, Barcelona, Grijalbo, se me olvidó mirar la página.

En Goscinny, R. / Uderzo, A., Asterix y los godos, Barcelona, Grijalbo, se me olvidó mirar la página.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s