B.S.O. (microcuento navideño)

A Saúl Fernández, que me obligó a escribirlo

Caminó ligero y sonriente entre aquella muchedumbre que ni le miraba con el ajetreo de sus compras. Compartió con vagabundos café y palabras cálidas. Se encaró con unos vándalos y los supo poner firmes. Conoció una belleza que le invitó a su fiesta de año nuevo, a quien él dijo que sí sin querer preguntarse cuánto habrían de durar aún su alegría, su entusiasmo, su generosidad, su delicadeza, su ingenio, su energía, su apostura, una vez que hubiera pasado el día de Reyes y se hubiera desvanecido de las calles aquella densa inundación de música clásica que le había hecho sentirse al fin protagonista de una vida de película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s