Universalidad y eternidad

Paolo Uccello: reloj de la catedral de Florencia

De la decoración que puede uno encontrarse dentro de una iglesia, dos objetos que siempre me discuerdan son las banderas y los relojes.

Me nació esta idea del comentario de una talentosa poeta polaca al admirar el reloj que Uccello pintó para la catedral de Florencia, largo como un remolino y con el que sin embargo sí me siento bastante indulgente. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s