Una apuesta por la autenticidad (vieja reseña )

(Hay cosas peores que la lluvia, Carlos Villar Flor, Oviedo, Nobel, 1998).

Rescato del olvido, pasándole un paño por encima, la nota que dediqué al primer libro de Carlos Villar Flor, hoy parece que agotado e inreédito pero parte de cuyo contenido el autor ha puesto a disposición de los lectores en su blog. Léanse lo que puedan encontrar, que vale la pena. Y sobre sus posteriores y mejores libros, en la red hay comentarios también mejores que los míos).

Hay cosas peores que la lluvia, de Carlos Villar Flor

Forman Hay cosas peores que la lluvia una serie de relatos, algunos previamente inéditos y otros diseminados entre diversas publicaciones, que Carlos Villar Flor reúne por vez primera. Cabe preguntarse, conociendo la extensa y premiada dedicación al cuento por parte del autor (en su Cantabria natal, en la Asturias de sus estudios universitarios, en La Rioja que hoy habita), cuál ha sido el criterio del que se ha guiado para esta selección propia.

Carlos Villar presenta en todos el triple recurso de la sorpresa, del humor y de la fábula. En mi posterior lectura de las ácidas y disparatadas ficciones de Stefano Benni (en concreto, de L’ultima lacrima) descubrí cierto aire de familia con las de Hay cosas peores que la lluvia. Para empezar, por los desenlaces sorprendentes, los previos desarrollos enigmáticos (con frecuencia limitando el punto de vista del protagonista haciéndolo asimismo narrador) nos derriban unas veces de lo excepcional hasta lo más normal (o vulgar) de la vida cotidiana, y otras, en cambio, elevan a lo insólito y original aquello que parecía discurrir de un modo familiar y previsible. El casi siempre progresivo descubrimiento de la verdad resulta amenísimo para el lector, gracias a lo coherente y bien dosificado de la intriga, y también a lo certero de su prosa. Esta posee una gran riqueza a la hora de adoptar diferentes registros lingüísticos, según sea el habla apropiada de cada personaje o lo requiera la situación, sin rehuir audaces neologismos y sacando de fosilizadas frases hechas cuanto éstas pueden dar de sí (destaco aquí especialmente el cuento que da título a todo el libro).

Creo que no es difícil imaginar, por lo que llevo dicho, que el humor se halla presente en todos los relatos. Tan pronto para caracterizar de manera irónicamente benévola a sus protagonistas, y a la condición humana (lo que resulta más frecuente y logrado en los cuentos de final abierto: “Il consigliere”, “Memorias med(i)as de un esclavo”; muy especialmente en “Lo que hace tu mano izquierda” y “Doña Rosita la austera”), como recurre a la sátira moderadamente cruel (y los desenlaces son cerrados, conclusivos: “Todo obrero merece sustento”, “Un susto a tiempo”, “No hay más que una”). Esta ironía se deja ver también en ciertas recurrencias de tipo cultural, como es el caso de “La pasión marroquí” o “A la caza del Desi”, parodias del género policíaco, o el relato histórico “Memorias med(i)as de un esclavo”. También de los títulos de varios cuentos que traen a la memoria obras de otros autores o frases bien conocidas (“Más que mil palabras”, “No hay más que una”, “Ni perro que me ladre”, “Lo que hace tu mano izquierda”).

Al carácter sentencioso de estos últimos, y de otros (“Todo obrero merece sustento”, “Hay cosas peores que la lluvia”) quiero referirme, para concluir, a propósito del carácter de fábula –o de sátira, como ya he dicho– moral que encierran estos cuentos. Porque así como Carlos Villar nos “engaña” para sorprendernos al final de la lectura, sus personajes mienten (incluso a sí mismos) o son víctimas de la mentira en sus relaciones sociales, familiares, profesionales, humanas… Y, por ello, estos cuentos suponen una apuesta por la autenticidad, por el valor para conocerse y conocer a los demás como la mejor garantía de existencia. Lo resume el sabio Tazzar al despedirse de su esclavo Tobruk: “Sé libre. Sé veraz. Haz algo grande con tu vida”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s