Lo pisado, pisado

Pagué hace cosa de tres meses la debida entrada para The Dark Knight Rises. Disputando el premio al título más largo, en España se ha llamado El caballero oscuro: la leyenda renace; y en esta orilla Batman: el caballero de la noche asciende. Aunque me repele la presencia en cualquier título de la palabra “leyenda” (lo mismo me pasa con “destino” o con los sintagmas “el último X” o “un Y llamado Z”), prefiero el español porque ese “asciende”, por más que lo intente, no me suena a “ascensión” o apoteosis alguna, sino a “ascenso” administrativo, y eso casa poco con los métodos de trabajo de Bruce Wayne por muy industrial millonario que sea.

Pero en fin, qué importa. Si, a fin de cuentas, todos la van a acabar llamando Batman 3. ..

Además, no era de eso de lo que quería hablar. Como tampoco de la eficaz catarsis que provoca Nolan en el espectador a golpes de angustia y de sorpresa, ni de las ocasionales torpezas en que incurre para ello.

Más bien lo que se me pasó por la cabeza en plena sesión al apreciar los progresos del villano Bane fue: “¡Jo, Batman contra los indignados!”. Y pensé escribir algo sobre tan candente asunto hasta que, enlaza que te enlaza, di con que alguien se me había adelantado impecablemente. No era la primera vez que me pasaba algo así, pero esta me dejó algo más chafado porque no encontraba nada que añadir. Además, por esas mismas fechas daba con otro inmejorable artículo sobre un tema que también me inquietaba de hacía mucho: el parentesco entre dos de las novelas más bellas que puedo recordar, El jardín de los Finzi-Contini y Retorno a Brideshead.

La actualidad trabaja a un ritmo más rápido que el mío, y vistos los resultados no me puedo quejar. Me contento con el placer de ejecutar una lectura sazonada de “ya decía yo” y de “claro, también eso es verdad”, de muda pero mutua comprensión con inteligencias lejanas. Y, encima, el alivio de quien despeja de trastos viejos el cerebro (ya nos recordaba Sherlock Holmes que este tiene un espacio limitado) para que entren nuevos materiales. Hay más para escribir: a otra cosa, lepidóptero.

http://www.guardian.co.uk/tv-and-radio/2011/feb/21/peter-phillips-obituary

Anuncios

4 pensamientos en “Lo pisado, pisado

  1. Las torpezas que dices supongo (atención contiene spoilers) que son la aparición en el último momento de Anne Hathaway para salvar a Batman, o las sorpresas del final que lo dejan a uno tan contento que no se da cuenta de que son inexplicables. ¿Cómo vuelve batman a su cudad? ¿como se salva de la explosión?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s