Transición

Desaparecido al fin el Gran Tirano, la oposición olvidó miedos y rencillas para iniciar una activa presión cívica en favor del retorno a la democracia. No tardaron en cosechar esperanzas: ya sin el cobijo de su sombra legendaria, los arrimados al Gran Tirano no osaban repetir antiguas contundencias y se apresuraban a abandonar sus cargos, desde el último alcalde de provincias hasta el otrora resplandeciente Gran Baboso. Tras largos preparativos y arduos pactos, llegaron las primeras elecciones, y después la decepción de quienes habían luchado por ellas durante casi medio siglo: al cierre de las urnas presenciaban el encumbramiento, gracias al voto popular, del mismísimo Gran Baboso.

En exultante aunque formal rueda de prensa, el Baboso reiteró su verdadera postura ante el régimen del Gran Tirano: “Yo no le baboseaba, señoras y señores… ¡Le escupía con moderación!”.

(Para una versión  “peruanizada” anterior, ver aquí. Repito la ilustración porque me veo incapaz de superarla).
Anuncios

2 pensamientos en “Transición

    • Hombre, sí tiene que ver, pero nunca identificaría a Suárez con el Gran Baboso (por el calificativo, claro, aunque algunos sí han intentado justificar sus servicios al franquismo como lo hace el personaje de mi cuentín)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s