Blandings Revisited

Después de un montón de años (tal vez de algún ciclo de Cary Grant que pusieran en la TVE a.p.*) vuelvo a ver la comedia de 1948 Mr. Blandings Builds His Dream House, que en España se titulaba Los Blandings ya tienen casa. Un matrimonio con dos hijas y la consabida “chacha” de color a la que solo le falta ir por ahí llamando a la “Señorita Escarlata”, harto de la congestión de Nueva York y de vivir apretuguñados en su minúsculo apartamento, compra una casa en el campo. Acaba atrapada en una vorágine de obras costosas e imprevistas que, a cambio de levantar la casa de sus sueños, los lleva al borde de la ruina. Los salva un oportuno final feliz. En medio, sketches y situaciones cómicas que sacan lo mejor de Grant y de su pareja, la siempre elegante Myrna Loy.

Apenas recordaba de mi primer encuentro con el filme otra cosa que haberme divertido muchísimo. Ahora, en cambio, lo asimilo con una gota de amargura. Quien, sin necesidad de irse a África, se ha rodeado cual otra Jane Goodall de esa particular especie de antropoides que en castellano se llaman “albañiles”,** creo que reconocerá en la saga de los Blandings una de las muchas tragedias del hombre moderno.

Al menos, a mí me pasó.

*Antes de las privadas.

** Por cierto, que en la película tiene fugaz papel de albañil Lex Barker, futuro Tarzán y esposo de Carmen Cervera (muy mona asimismo en aquellos tiempos).

Anuncios

7 pensamientos en “Blandings Revisited

  1. Que se te mezclan los datos: Lex Barker se casó con Carmen Cervera (Tita Cervera, Tita-Carmen Thyssen o como quiera llamarse…), que también estaría bien en esos días, aunque estaba mejor la Sra. Montiel.

    Me gusta

    • Entiendo la confusión: nombre de mansión inglesa, como Brideshead… Pero de Wodehouse pasará mucho tiempo hasta que pueda escribir algo, me temo, porque no he leído más que una novela suya (que ocurría precisamente en Blandings), y hace mucho tiempo. Sí tengo bastante curiosidad por alguna de las historias de Jeeves y Wooster. ¡Recuerdo que, en mi época de golfista, alguno se reía de mí porque el tal deporte le parecía de novela de Wodehouse!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s