Flojera y reputación

1077257326
Docente que conozco, cuyo nombre no diré, se queja de que en la institución donde trabaja, que me callo, le obligan a aprobar a todos sus alumnos. La indignación que esto produce sobre las prácticas de ciertos centros educativos de este país, no tardo en extenderla a una profunda desolación sobre el funcionamiento del país entero. Ocurre cuando Docente Que Conozco no encuentra mejor símil para quejarse de sus alumnos, que llegan tarde a clase cuando llegan, que no se esfuerzan nada, que esperan recibirlo todo hecho, que decir que son como congresistas.
Anuncios

Profesor de literatura

Concierta entrevistas. Pergeña informes. Asiste a reuniones. Establece horarios. Corrige faltas de redacción elementales. Lidia alumnos suplicantes. Firma pedidos. Calcula presupuestos.
Finalmente, en media luminosa hora de estudio, prepara para clase el comentario de dos poemas de Neruda.

Poesía por sorpresa

Confusión que resume la delgada frontera entre cotidianidad y poesía, o tal vez la eterna querencia del alma a la belleza: en un ejercicio escolar leo, distraído, besándose en su voz. Un parpadeo de concentración me desengaña al mostrarme, claro y prosaico (más un pelín pedante), “basándose en su voz”.

‘El otro lado del viento’: próxima, nueva, incompleta

Cuando Jorge Luis Borges, en su cuento “El milagro secreto”, achacaba al imaginario escritor checo Jaromir Hladík que “como todo escritor, medía las virtudes de los otros por lo ejecutado por ellos y pedía que los otros lo midieran por lo que vislumbraba o planeaba”, ni se le tenía por qué ocurrir el nombre de Orson Welles. Yo, sin embargo, con otra perspectiva, no puedo evitarlo: cuando leo sobre la obra filmográfica del gordo errante, me da la impresión de que le conceden el mismo peso a sus obras acabadas que a aquellas que nunca terminó de escribir, filmar ni montar. Eso, a pesar de su fama de genio, o más bien gracias a ella, que a otro no se lo perdonarían.

Sigue leyendo

Mi Señor de los Anillos

Primera edición ESDLA

La primera vez en mi vida que me gasté mis ahorros, con trece años o por ahí,  fue por comprarme El Señor de los AnillosSigue leyendo

Papel y prestigio

Llevo unos cuantos días leyendo una novela contenida en el fantástico smartphone que me regaló mi esposa por nuestro aniversario. Comodísimo soporte que me permite dedicarme a la lectura sin embarazo en cualquier taxi, en la cafetería y en todo entorno que no sea el del banco, donde el uso de estos aparatos electrónicos está perseguido.

Sigue leyendo

El bien, en vaso de plata

110944

Aquí recomiendo para Castellano Actual El vaso de plata, libro de cuentos que, además de estar bien hechos, están hechos con el bien. Quienes afirman que con los buenos sentimientos no se hace buena literatura, sospecho que en realidad no les gusta esforzarse demasiado. Sigue leyendo